Además, los datos de los primeros días de diciembre no están resultando especialmente fríos, por lo que, de seguir así, este año podría convertirse como uno de los más calurosos o el más caluroso desde que hay registros

Madrid – INT – 16 DIC 2014

Los once primeros meses del año en España han sido en su conjunto los más cálidos de la serie histórica de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que comenzó en 1965 (49 años), que registran que el periodo enero-noviembre de 2014 está resultando “extremadamente cálido”.

Además, los datos de los primeros días de diciembre no están resultando especialmente fríos, por lo que, de seguir así, este año podría convertirse como uno de los más calurosos o el más caluroso desde que hay registros, en línea con lo que ha anunciado recientemente la Organización Meteorológica Mundial, que en su avance climatológico preliminar del año, ha adelantado que 2014 “tiene visos de ir a convertirse en uno de los años más calurosos, cuando no el más caluroso, que se haya registrado jamás”.

Calor extremo

En este sentido, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado que de enero a noviembre 2014 es el año más cálido de la serie, que comenzó en 1965, con una temperatura media de 16’71 grados centígrados (ºC), y que a este periodo le siguen 2011, con 0’1ºC menos (16’70ºC); 2006, con 16’67ºC; 2009, con 16’49; 2003, con 16’44ºC. “Los años más cálidos se han producido en este siglo”, ha comentado.

Por el contrario, los periodos enero-noviembre más fríos fueron los de 1972, con 13’89ºC; 1971, con 14’22ºC; 1974, con 14’44ºC y 1969, con 14’47ºC. “Se observa una tendencia ascendente. Hay una diferencia de más de dos grados centígrados entre los años más fríos y los más cálidos”, ha añadido.

La experta ha detallado que si las temperaturas de estos años se separan en quintiles, en cinco grupos, fueron “muy fríos” 1971 y 1972; mientras que años normales de temperatura fueron 1991 y 1992, con 15’39ºC y 15’07ºC respectivamente, o 1967, con 15’08ºC. Además, ha precisado que en el grupo cuarto, de los años “cálidos” se situarían, por ejemplo, 1983, con 15’47ºC; 1982, con 15’54ºC; 1987, con 15’60ºC o 1988, con 15’52ºC.

Los últimos más cálidos
Por su parte, los años muy cálidos, a partir de 16’02ºC, incluirían a 1994, 1989, con 16’08ºC; 1990, con 16’02ºC; 1995, con 16’41ºC; 1997, con 16,41ºC. “Hasta 1988 no había ningún año ‘muy cálido’ y todos los años a partir de 2001 han sido ‘cálidos’ o ‘extremadamente cálidos'”, ha apuntado Casals, que ha insistido que esto siempre corresponde a datos de enero a noviembre.

Respecto al informe del organismo meteorológico mundial sobre fenómenos meteorológicos extremos en 2014, ha señalado que no destaca nada especial de España, donde el periodo ha sido cálido porque no han entrado muchas situaciones de norte, en invierno no hubo grandes olas de calor, y el pasado verano no hubo temperaturas máximas especialmente altas. El periodo ha sido seco en el este del país y en el Cantábrico, a donde no llegaban las borrascas del oeste y suroeste.

La portavoz ha manifestado que el comportamiento de un año en concreto no se puede atribuir al cambio climático, pero ha señalado que la OMM ha destacado que los últimos años están siendo más calurosos que la media y que los muy cálidos y extremadamente cálidos están en los más inmediatos. De hecho, recuerda que de los quince años más cálidos en el mundo, catorce se han producido en este siglo XXI y añade que la OMM advierte de que si diciembre se mantiene en la misma tendencia, 2014 se cerrará como más cálido que 2010, 2005 y 1998, los más cálidos hasta ahora a nivel global.

Casals ha recordado que las borrascas en Reino Unido en febrero provocaron los temporales de mar en el Cantábrico y Galicia que dejaron “daños significativo”, que “el invierno “se fue vestido de primavera y la primavera llegó vestida de invierno”.

En cuanto a las precipitaciones, la portavoz ha señalado que los primeros once meses del año han sido húmedos en general, con 495,4 litros por metro cuadrado, aunque seco en el este del país donde “parece que se está arreglando al final del año”. El año más seco fue 1995, con 315’1 litros por metro cuadrado frente al periodo más lluvioso, 1972, cuando casi llovió el doble que en 1995, 624’7 litros por metro cuadrado entre enero y noviembre.