Irlanda del Norte es uno de los destinos gastronómicos más fascinantes de Europa, especialmente en 2016 ya que celebra el Año de la Gastronomía

León – 6 SEP 2016 – Redacción

Durante estos 12 meses se está poniendo de manifiesto las excelencias culinarias de esta tierra a través de una ruta gastronómica que recorre todos sus condados y en los que se invita a visitar los lugares más interesantes con el fin de poder saborear las especialidades y las delicias gourmet autóctonas.

Productos locales y de primera calidad como marisco, salmón, pan, mantequilla, cerveza, queso, carne o pescado hacen que chefs, restaurantes, escuelas de cocina y mercados elaboren experiencias gastronómicas únicas para los visitantes.

Fermanagh(Irlanda de Norte)

Fermanagh(Irlanda de Norte) / Cortesía de discovernorthernireland.com

Para disfrutar de todos estos manjares sólo será necesario recorrer el itinerario gastronómico creado para la ocasión donde la cocina y el turismo se unen en una simbiosis perfecta para dejar un excelente sabor de boca.

Belfast y los Montes de Mourne: desde Belfast a Kilkeel, 83 km

La ruta que da comienzo en Belfast, centro neurálgico de la gastronomía en 2016, incluye como visita obligada el histórico mercado de St. Georges, uno de los emplazamientos clásicos del Norte de Irlanda.

En este mítico mercado del siglo XIX resulta imprescindible no perderse el Friday Variety Market, donde en sus más de 245 puestos se pueden encontrar productos de lo más variados, desde tiburón del Atlántico hasta fruta fresca; el Saturday City Food, Craft and Garden Market, donde cada sábado se pueden disfrutar de los mejores sabores y olores de los alimentos llevados por los productores locales así como una fusión de comidas continentales y especialidades de todo el mundo; y el Sunday Food, Craft and Antique Market, aunque está más centrado en la artesanía local, también se pueden probar alimentos locales y continentales como la carne de cabra de Broughgammon Farm.

Aquellos que tengan ganas de profundizar en la materia, pueden optar por el tour gastronómico de Belfast en el que tendrán acceso a conocer la ciudad desde una perspectiva diferente a través de sus 4 horas y media de degustaciones típicas.

Tras conocer las posibilidades que ofrece la capital, una buena opción es dirigirse hacia Strangford Lough donde se puede visitar Mount Stewart House, reestructurada hace apenas unos meses.

En esta zona, algunos restaurantes de visita obligatoria son Batllo House, The Poacher’s Pocket y Old School House Inn.

Down, Armagh y Fermanagh: desde Kilkeel a Fermanagh, 180 km

Sus carreteras sinuosas invitan a contemplar el paisaje y admirar la naturaleza. Si se desea hacer un alto en el camino durante esta etapa, un buen lugar podría ser el hotel de cinco estrellas Blackwell House (Condado de Down).

Al llegar a Armagh, y para abrir el apetito, se recomienda visitar la arquitectura georgiana de sus calles hasta llegar a The Moody Bar, un restaurante digno de visitar que sirve productos frescos de la tierra.

Fermanagh, Tyrone y Derry-Londonderry: de Enniskillen a Derry-Londonderry, 152 km

Una de las visitas obligatorias en Enniskillen es la carnicería O’Doherty o el pub victoriano Blakes of the Hollow, especialista en quesos locales como el brie ahumado de Ballyoak. Los lugares turísticos imprescindibles en esta etapa son las cuevas de Marble Arch, el Geoparque Global o la localidad de Belleek.

Derry-Londonderry a Belfast a través de la ruta costera de la Calzada, 181 km

En la ciudad amurallada de Derry-Londonderry se dan cita algunos locales realmente inspiradores como Browns Restaurant and Champagne Lounge, Beech Hill Country House Hotel o los mercados semanales donde encontrar salmón ahumado, quesos o caramelo dulce.

Por su parte, el visitante podrá recorrer la ruta costera de la Calzada, uno de los recorridos costeros más impresionantes donde se puede visitar la Calzada del Gigante, patrimonio mundial de la UNESCO.

Al llegar a Belfast, nada mejor que cenar en OX o en Epic at Deanes, ambos con estrella Michelin, comprar productos gourmet en Sawars Belfast o descansar en el The Merchant Hotel.

Irlanda del Norte es un destino excelente para los visitantes donde, además de encontrar naturaleza, paisajes bucólicos y monumentos, disfrutarán de manjares culinarios ensalzados con motivo del año gastronómico.