La provincia de León es conocida por muchas razones; por su patrimonio cultural, por su gastronomía, por sus tradiciones, y por supuesto por su patrimonio natural. Con siete Reservas de la Biosfera, la mayor concentración del mundo, es el lugar ideal para disfrutar de la naturaleza.

Comarca de la Maragatería

Presidida por la Sierra del Teleno que discurre de noroeste a sureste sirviendo de frontera entre las Comarcas de La Cabera, la propia Maragatería y El Bierzo. Conocida en el pasado como La Somoza presenta una rica vegetación que se ve influenciada por tres importantes factores como son la altitud, la orientación y el suelo y donde se pueden encontrar diferentes ecosistemas: ríos y valles fluviales, montañas y zonas esteparias.

Dentro de las especies que aquí se pueden encontrar están encinas, robles, abedules, arándanos, serbales, genciana, enebral rastrero, liquen de Escandinavia, así como matorrales de brezo, escobas, piornos o jaras. En la Ribera del río Duerna la vegetación está formada por avellanos, alisos y saúcos que forman un tupido bosque de ribera.

La Maluenga en La Maragatería

Vista del entorno natural de la La Maluenga

Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses

La Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses es una sucesión de profundos valles y montañas con altitudes superiores a los 1.500 metros de altitud. Lugar mágico donde comparten espacio los robles centenarios, con los acebos de cuyo fruto se alimenta el urogallo, los madroños, los nogales y los castaños centenarios como el Campano de Villar de Acero o el de Cantín en Villasumil.

En cuanto a la fauna se pueden encontrar más de doscientas especies de vertebrados, así como una importante representación de aves rapaces como el cernícalo, el gavilán o el águila culebrera; ciervos, corzos, cabra montesa, gineta, jabalí, zorros, lobos y gatos monteses, sin olvidarnos por supuesto de especies en peligro de extinción como el urogallo y el oso pardo.

Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses

Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses

Reserva de la Biosfera de Babia

Paisaje que se caracteriza por la combinación de verdes prados y altas montañas que sobrepasan los dos mil metros de altitud. Cumbres como Peña Orniz, Montihuero o el Alto de la Cañada, y por encima de todos ellas Peña Ubiña, auténtico paraíso para los montañeros. De su origen glaciar han quedado numerosas huellas en forma de lagos o lagunas como Las Verdes, la Laguna Grande y el Lago Chao. Tierra con gran tradición pastoril, sus extensos y verdes prados han servido durante siglos de alimento a la reconocida ganadería babiana.

Su cielo es para vivirlo y disfrutarlo, solamente hay que esperar a que caiga la noche, se llene de estrellas y las montañas se fundan con el horizonte. Estrellas que durante siglos han servido los pastores para orientar su rumbo y aprendieron a medir el tiempo por su posición. Declarado Parque Estelar, los cielos de babianos ofrecen un espectáculo que se quedará grabado en nuestras retinas.

Cielos desde donde vigilan el buitre leonado, el águila real o el halcón peregrino y tierras donde reina el oso pardo compartiendo espacio con corzos, rebecos, venados, jabalíes y lobos y otros pequeños mamíferos.

Villasecino en el Valle de Babia

Villasecino en el Valle de Babia / aytosanemiliano.es

Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga

Territorio rocoso con empinadas montañas y valles por donde discurren ríos de aguas cristalinas. Presenta diferentes especies arbóreas; robledales, hayedos, bosques de enebros y ribereños de sauces y chopos, así como formaciones endémicas como la sabina albar y la encina que dan cobijo al lobo, la nutria, la liebre y a dos de las especies más emblemáticas de la Cordillera Cantábrica, el oso y el urogallo. Hábitat natural de diferentes especies en peligro de extinción como el milano real, el alimoche, el halcón peregrino y el águila real que comparten los cielos con el aguilucho cenizo, la cigüeña real, la garza real o el águila culebrera.

Mención especial merecen los hayedos de Ciñera y el de Geras-Cabornera. El primero, también conocido también como “Faedo” de Ciñera guarda un impresionante ejemplar de aproximadamente quinientos años conocido como “Fagus” y que está considerado como uno de los cien árboles más singulares y destacados de España. De mayores dimensiones que el de Ciñera, el Hayedo Geras-Cabornera es un lugar mágico con habituales brumas y nieblas, que nos permitirá descubrir detalles que pasaron desapercibidos en nuestra anterior visita.

Faedo de Ciñera en la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga (León)

Faedo de Ciñera en la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga (León)

Valle de Compludo

Valle de gran belleza y exuberante vegetación, pasear entre sus bosques de castaños, robles y encinas es hacerlo acompañado solamente por el suave murmullo del agua, que desde su nacimiento en las cimas más altas del Morredero surcan estas místicas tierras hasta unirse con el Boeza.

Paraíso para los amantes de la naturaleza, en sus laderas descansan pequeños pueblos que por su secular aislamiento han podido preservar algunas de las representaciones más importantes de la arquitectura popular del Bierzo. Lugar ideal para realizar rutas de senderismo como la Ruta del Valle del Oso, conocer alguno de los rincones más impresionantes de la geografía leonesa como es la Cascada del Gualtón o descubrir la Herrería, el monumento más importante que este valle esconde, cuyos orígenes pueden estar en siglo VII coincidiendo con la misma época que el Monasterio de San Fructuoso.

Valle de Compludo, El Bierzo (León)

Valle de Compludo, El Bierzo (León)

Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre

Con algo más de 120.000 hectáreas el Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre es uno de los principales tesoros naturales de España. Impresionantes moles de piedra que pueden superar los 2.500 metros de altitud dan la bienvenida al visitante, cumbres que se mezclan con verdes prados y bosques de hayedos, tejos, robles, abedules y acebos; paraíso leonés en el que se encuentran representadas todas las especies del bosque atlántico.

Morada habitual del rebeco, el corzo, el lobo y ocasionalmente del oso, comparten espacio con más de cien aves entre los que destacan el urogallo, el picamaderos negro, el buitre leonado o el águila real, y últimamente y con más frecuencia con el quebrantahuesos.

Pueblos con siglos de historia escrita en las piedras de sus casas e iglesias, en sus valles y en sus caminos y por supuesto en sus gentes.

Foto de portada: Riaño en 1987

Llago Mampodre

Llago Mampodre en una primavera no frecuente en la que la nieve escaseó notablemente (2011)

Valle de Sajambre

Cumbres de nieves perpetuas, laderas cubiertas de hayas y ejemplares de roble y abedul, algunos con más de trescientos años de antigüedad, amplios pastos y el agua de arroyos y manantiales dan al Valle de Sajambre ese contraste que hace tan especial a esta zona del Parque Nacional de Picos de Europa.

El camino de descenso a Oseja de Sajambre, cabecera del municipio, se hace con la permanente compañía de las hayas, que de vez en cuando nos regalan algún claro por el que poder divisar una pequeña muestra de los que nos espera cuando lleguemos a nuestro destino. Un poco más abajo y después de atravesar un túnel se llega al Mirador de la Peña Negra, lugar desde donde se puede disfrutar de una de las más bonitas vistas del valle.

Lugares como Fuente del Infierno, uno de los puntos más reconocibles de Sajambre y el nacimiento del río Sella; Vegabaño, valle glaciar con su refugio y uno de los lugares preferidos por los amantes de la escalada o la montaña Pica Ten que como un imán atrae la mirada de los visitantes a pesar de su escasa altura si se compara con el resto de cumbres que la rodean, son razones suficiente para descubrir este maravilloso valle . (Destino León)

Oseja de Sajambre

Oseja de Sajambre