En cualquier época del año puedes disfrutar de actividades que combinan gastronomía y turismo a partes iguales. Si eres de los que disfrutan con “el buen yantar”, echa un vistazo a estas propuestas de escapadas gastronómicas por Castilla y León.

Para ello, hemos buceado por internet y unido nuestra experiencia para encontrar unos destinos interesantes para disfrutar a lo grande un fin de semana. ¿Nos acompañas? Además con unos descuentos muy interesantes.

San Esteban de Gormaz (Soria)

San Esteban de Gormaz es parada obligatoria para todo aquel que visite la provincia de Soria. Llena de arte y buen tapeo, os proponemos recorrer sus calles de fachadas empedradas, su plaza mayor y sus bodegas subterráneas, horadadas en las paredes rocosas que abrazan la localidad. Puedes hospedarte en el Hotel Río Ucero, que incluye cena degustación.

A pocos kilómetros de San Esteban de Gormáz puedes visitar el Cañón del Río Lobo, con su cueva “Galiana” y su ermita de origen templaria, desde allí surgen distintos senderos que recorren el parque natural.

No dejes de visitar la monumental villa de Burgo de Osma, la fortaleza de Gormaz, donde disfrutarás de unas vistas impresionantes del valle del Duero y Calatañazor, pueblo que ha sabido conservar su arquitectura tradicional.

Cañón del río Lobos en Soria

Cañón del río Lobos en Soria / Foto de Ricardo Robredo

Alba de Tormes (Salamanca)

Saltamos de lugar y nos desplazamos a Alba de Tormes, origen los duques de Alba. Allí tienen lo que queda de su castillo original, que aún se conserva en pie. Además en Alba de Tormes, puedes este año visitar una de las sedes de la exposición de Las Edades del Hombre, esta edición dedica a Santa Teresa de Jesús; pues fue aquí donde falleció.

Estamos muy cerca de Salamanca, con lo que podemos darnos un paseo nocturno, donde la ciudad se vuelve dorada y mágica. Si lo que queremos es naturaleza, estamos muy cerca de una escapada para conocer la Sierra de Francia, con la Alberca a la cabeza, que no lo único. Ya que podemos disfrutar con sus ibéricos, sus aceites de oliva ecológicos y sus vinos de la variedad rufete.

En Alba de Tormes, nos podemos quedar en el Hotel Don Fabrique, donde pueden gestionar actividades en canoa y ofrecen también un interesante menú gastronómico.

La Alberca Salamanca

Plaza Mayor de La Alberca con los soportales y el crucero con el Crucificado en el anverso y la Virgen en el reverso / Foto de albereka.com

Ponferrada (León)

Una de las regiones que más nos gusta es El Bierzo. Desde Ponferrada podemos salir a visitar prácticamente todo este gran valle. Podemos disfrutar de la naturaleza de El Valle del Silencio. Un lugar mágico. Otra opción sin desperdicio es recorrer parte del Camino de Santiago Real de Invierno, pasar por el lago de Carrucedo hasta llegar a las Médulas; antiguas minas romanas declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Si te gusta el enoturismo, hay muchas bodegas visitables en esta zona. Una de las más famosas es el Palacio de Canedo, en Cacabelos, donde se encuentra la bodega Prada a Tope, con sus vinos de la variedad mencia. Aunque si te va la historia, no puedes dejar de visitar el Castillo templario de Ponferrada.

Un buen lugar para alojarte es el Hotel Celuisma, un cómodo alojamiento que ofrece una cena con los productos gastronómicos bercianos. Un lujazo para el paladar.

Castillo de los Templarios de Ponferrada

Castillo de los Templarios de Ponferrada

Triángulo del Arlanza (Burgos)

Esta es otra de nuestras zonas favoritas. El triángulo del Arlanza lo forman Lerma, Covarrubias y Santo Domingo de Silos. Tal y como ya os explicamos en más de una ocasión, alojándonos en cualquiera de estos 3 pueblos podemos disfrutar de los otros, por la corta distancia existente.

Lerma es una de las localidades que mejor conserva la arquitectura del s. XVII con edificios tan emblemáticos como el Palacio Ducal, actualmente Parador Nacional. Merece la pena tomarse un café o un refresco en sus instalaciones.

Luego puedes dar un paseo por la zona histórica. Si vas a Covarrubias, podemos disfrutar de su famoso cocido llamado Olla Podrida, aunque igual en verano es muy fuerte. Pero podemos visitar algunas bodegas de la DO. Arlanza, la Ermita de San Olaf o el impresionante torreón de Fernán Gonzalez. Muy cerca es visitable las ruinas del Monasterio de San Pedro de Arlanza, panteón real de los reyes de Castilla.

Y por último Silos, lugar ideal para relajarse y descubrir el canto gregoriano de los monjes que habitan en el monasterio de Silos. Para los amantes de la naturaleza no muy lejos, se encuentra el Parque Natural de Yecla, que sería la continuación del Cañón del río Lobo.

Para alojarte, te sugerimos el Hotel Tres Coronas de Silos, que ofrece además cenas tradicionales.

Claustro del Monasterios de Santo Domingo de Silos

Claustro del Monasterios de Santo Domingo de Silos

Ávila

No por nada estamos enamorados de esta ciudad llena de encanto e historia. Desde el Hotel Puerta de la Santa, podemos lanzarnos a realizar una visita turística por la ciudad monumental, comiendo de tapeo por su “sunset boulebar” que es la calle San Segundo.

Desde Ávila, podemos escaparnos a la Sierra de Gredos o realizar la ruta de Isabel, hacia la comarca de La Moraña.

También aquí puedes disfrutar de la otra sede de la exposición de Las Edades del Hombre; ya que Santa Teresa nació en esta hermosa ciudad.

Parque Regional de la Sierra de Gredos en Ávila

Parque Regional de la Sierra de Gredos en Ávila

Ledesma (Salamanca)

También en la dehesa Salmantina, podemos visitar la villa de Ledesma. Esta villa posee un pasado muy rico y darse una vuelta es maravilloso. Pero, además desde aquí, podremos lanzarnos a visitar las Arribes del Duero en su zona salmantina.

Una excursión única en la que podemos hacer un crucero fluvial y una ruta de senderismo desde Vilvestre. Pero también podemos disfrutar de los mejores ibéricos de Gijuelo o en Vititgudino. El pueblo que huele a ibérico. Y un poco más lejos, pero muy interesante. No te dejes Ciudad Rodrigo.

Para quedarte, un buen lugar es la Posada Real La Vádima, que organiza cenas degustación para los más foodies.

Parador de Ciudad Rodrigo, Salamanca

Parador de Ciudad Rodrigo, Salamanca

Peñausende (Zamora)

Nos trasladamos a Zamora, en concreto a Peñausente. Desde esta población, nos podremos acercar a Toro, una de las más interesantes poblaciones, cabeza de la Denominación de Origen Toro. El lugar es muy interesante de visitar, con su Colegiata y su arquitectura típica. Además, tapear en su plaza mayor es una delicia.

Y muy cerca, podemos visitar la románica Zamora. La otra gran capital del Duero. Son tantas y tantas las cosas que hay por visitar, que Zamora, no se ve en una hora. Desde allí puedes viajar a los Arribes zamoranos, disfrutando de sus vinos de la variedad de uva Juan García.

Un lugar para quedarse a descansar en esta población sería en el Hotel La Becera, donde además podemos disfrutar de la mejor gastronomía zamorana. (David Vázquez – destinocastillayleon.es)

Catedral de Zamora

Catedral de Zamora