La vía ferrata de Cordiñanes, en el Parque Nacional Picos de Europa, se abrió al público el pasado 15 de julio. El acceso es gratuito, tan sólo es necesaria una inscripción en la web del Ayuntamiento

Posada de Valdeón (León) – 26 AGO 2016 – Redacción

Esta vía ferrata es un proyecto que se ha desarrollado en Posada de Valdeón con el fin de dotar a la zona de un nuevo recurso turístico que combina deporte y aventura en contacto con la naturaleza, y para atraer más visitantes a la vertiente leonesa del Parque Nacional, creando una actividad económica compatible con la conservación de los valores que le han hecho merecedor de su alto grado de protección.

La inversión realizada por la Junta de Castilla y León para la creación de esta infraestructura ha sido de 104.822 euros. Complementariamente, se va a ejecutar un aparcamiento en la localidad de Cordiñanes que tiene la doble función de apoyar a los visitantes de la vía y de punto de entronque con la senda que comunicará Posada de Valdeón y Caín, lo que se conoce como Camino del Bustio. Dichas obras, con un presupuesto de 180.342 euros, ya han comenzado y será una etapa previa a la famosa Ruta del Cares, recorriendo este valle de singular belleza.

Vía ferrata en Picos de Europa

Vía ferrata en Picos de Europa / Cortesía de DDL

Un itinerario de 1,2 kilómetros de longitud y un desnivel de 350 metros

El entorno donde se ha ubicado la vía ferrata es el Parque Nacional de Picos de Europa, declarado en 1995, una zona con un relieve fuerte en el que abundan grandes paredes calizas muy apropiadas para realizar este tipo de actividades, como la escalada o el senderismo. El itinerario creado es de 1,2 kilómetros de longitud y un desnivel acumulado de 350 metros.

La vía recorre la encrespada arista que discurre desde el Río Cares -a la altura del Mirador del Tombo-, hasta la parte más alta de la Rienda de Asotín. De una dificultad media, k3/k4, la vía arranca de un espectacular Puente Tibetano que vuela el río Cares con un desnivel de 40 metros y una longitud de 35 metros. Este puente cuenta con dos estructuras a ambos lados que sirven como apoyo y sujeción de los cables que se utilizan de apoyo para pasar el puente.

Una vez pasado el puente, este da acceso a una pared vertical de roca caliza donde se han instalado grapas de progresión que facilitarán el ascenso hasta llegar a una cara fácil, donde se puede ir andando hasta encontrarse con un muro vertical de unos 100 metros de altura. Este muro es el más largo de la ruta y cuenta con unas 300 grapas de progresión que dan paso a la zona alta de arista donde se podrá disfrutar de unas vistas maravillosas de ambos sectores del valle, Caín y Valdeón.

Desde ahí, una sucesión de grapas y pasamanos permiten llegar a la base de ‘Pica Castro’, que da acceso a la cima a través de un muro rocoso de 60 metros, donde en sus primeros metros se encuentran las dificultades más altas de la vía. Antes de empezar este muro se encuentra el escape 1, de unos 150 metros de recorrido, por el que se puede abandonar el recorrido en caso de estar cansado o no poder con las dificultades.

Superado este muro de gran belleza, se flanquea la ‘Pica Castro’ por su izquierda para, posteriormente, bajar a un collado donde se encuentra el escape 2, que permite abandonar el recorrido en caso de necesidad. Desde este collado se sube un pequeño muro vertical de unos 20 metros para dar paso a un muro de 40 metros que franquea la ‘Pica Mari Carmen’ por su lado izquierdo y que da acceso a la última parte de la vía.

Una vez superado este muro, las dificultades bajan realizando una entretenida travesía por toda la arista hasta llegar a la parte de la Rienda de Asotín, con lo que el recorrido en sentido estricto de la vía, de unas tres horas, estará finalizado. Desde ahí, unos pasamanos compuestos por maroma de nylon marcan el camino hasta Cordiñanes y de ahí a nuestro de partida, después de 1 hora aproximadamente.

El acceso a la vía es gratuito, siendo necesaria la inscripción previa en la web del Ayuntamiento de Posada de Valdeón. Entre los meses de abril y julio, el acceso se restringirá a 50 personas al día, en cumplimiento de la normativa del Parque Nacional. Para acceder a la vía, junto con la solicitud, se deberá acudir con un equipo mínimo e imprescindible para su uso que consistirá en casco, arnés con anclaje con doble mosquetón dotado de sistema de adopción de energía y calzado adecuado. En cuanto a los horarios, la vía ferrata podrá utilizarse desde una hora después del amanecer y hasta una hora antes del anochecer.