La magia del marketing puede hacer milagros con productos y servicios, también puede salvar del peligro de extinción verdaderos tesoros gastronómicos de Salamanca

Salamanca – 27 DIC 2016 – Jorge Holguera (elnortedecastilla.es)

Un ejemplo del potencial de esta estrategia de mercado es el puesto en práctica por la empresa salmantina Asset Qualitas 5 (AQ5) con su aceite de oliva virgen extra ecológico AQ5 Tastes, que quiere decir Amar y Querer con los cinco sentidos. Bajo cuyo nombre y el de Vettonia se está encargando de comercializar y poner en valor este producto de la tierra de toda la vida, el aceite de oliva de Las Arribes del Duero, uno en versión ecológico, el AQ5, y otro en no ecológico, el Vettonia.

La idea empezó a tomar forma con la constitución de Asset Qualitas 5 a mediados de 2012, gracias al empeño de tres socios, Javier Fernández Laso, Mónica Saluí Vega y Javier Meana Gutiérrez. Este último a su vez como director de Desarrollo de Negocio y Mónica Saluí como directora de Imagen Corporativa y Nuevos Productos.

Aceite AQ5 Tastes

La importancia de la apariencia exterior es fundamental, sobre todo si de lo que se trata es de ofrecer un producto de categoría cuya esencia hasta ahora estaba oculta bajo la insignificancia de la venta a granel.

En AQ5 se encargan de comprar el preciado aceite de oliva virgen extra de calidad a productores de aceite. AQ5 embotella y viste con un packaging muy cuidado este aceite de oliva virgen extra. El siguiente paso es su comercialización tanto en el mercado nacional como en el extranjero. De esta manera cumplen con un compromiso que se han planteado que consiste en recuperar un producto y un valor medioambiental. En AQ5 les gusta mucho, «incorporar nuestro entorno al producto», anota Javier Meana. «Contamos muchas cosas alrededor del aceite», resume.

A futuro una de sus intenciones es adquirir olivares en Las Arribes del Duero para que este cultivo no se pierda, pero esa es otra historia de futuro.

Sello de Calidad Rural

Un factor vital de esta iniciativa es como pulir un diamante en bruto, traducido en la puesta en valor de un producto con muchas virtudes, que además AQ5 está librando del peligro de desaparición.

Este compromiso con el entorno ha servido a esta empresa para ganarse el Sello europeo de Calidad Rural. Este es el único aceite de Castilla y León que lo tiene. «Tenemos un producto con el que podemos competir comercialmente y no se le da la importancia a nivel regional que se le debería de dar», comenta Javier Meana. Pero ellos bajo su marca AQ5 Tastes y Vettonia están revalorizando este producto ya de por sí cargado de alicientes de calidad.

La sede de AQ5 se encuentra en la avenida de Italia de Salamanca y su producción de aceite en Ahígal de los Aceiteros. Sus clientes son principalmente establecimientos de hostelería y tiendas gourmet, pues en AQ5 no están dispuestos a que un alimento de tan alta categoría «sea un producto de lineal de supermercado, no por el precio sino porque queremos darle esa superioridad que se merece un aceite cultivado en bancales», explica Javier Meana.

Por el momento están centrados en países como Alemania, Reino Unido, Bélgica y Holanda. Previamente se han encargado de revestirlos de calidad, tal y como estos productos se merecen.

Sus productos son los aceites AQ5 Tastes, Vettonia y el Mar de Maía envejecido en barrica. Este último es un producto de la Denominación de Origen Vino Ecológico de la Tierra de Castilla y León. Todos de alta calidad y con una imagen impecable para poder ofrecer ambos en mercados exteriores.

Por otro lado, se encargan de participar en «acciones sociales tendentes a impulsar lo que es la dieta mediterránea y el consumo de aceite de oliva», explica. Mediante campamentos de mini chef de forma habitual en el Centro Comercial El Tormes e incluso en la Escuela de Hostelería de Santa Marta.

Aceites

AQ5 Tastes, o Amar y Querer con los 5 sentidos, es su aceite de oliva virgen extra ecológico. Elaborado con variedad manzanilla cacereña. Disponible en formato de 500, 250 y 100 ml. El aceite AQ5 se obtiene de olivos centenarios asentados en verticales bancales precipitados hacia el río Duero, en el corazón del Parque Natural Arribes del Duero.

El Pagos de Vettonia, es un aceite de oliva virgen extra coupage arbequina-picual. Su baja acidez es el fruto de la cuidadosa recogida de la aceituna directamente del árbol y la molienda de las mismas en un plazo de 48 horas desde el momento de la recolección y el prensado. Su elaboración es en frío, para que la aceituna mantenga todas sus propiedades naturales, tanto las biológicas como las organolépticas, pues un aceite virgen extra cuanto menos acidez es de más calidad. Se trata de un aceite virgen extra de aceituna arbequina y picual dándole esta variedad, personalidad y carácter. Los elegantes envases de esta marca son vestidos con cajas hechas a mano muy cuidadas para que puedan ser regaladas o bien adquiridas con mayor gusto a sabiendas que contienen un producto de calidad.