El tramo tendrá una longitud de 23,5 kilómetros, entre Yanguas de Eresma y Nava de la Asunción

Segovia – Redacción – 4 DIC 2013

Esta actuación es la continuación de la primera fase, actualmente en ejecución, entre el puente metálico sobre el arroyo de Tejadilla en Segovia, y la estación de Yanguas de Eresma

La obra se une a los más de 8.600 kilómetros de Caminos Naturales construidos por el Ministerio desde 1993.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha comenzado la ejecución de las obras de la segunda fase del acondicionamiento como Camino Natural del tramo Segovia – Olmedo del ferrocarril en desuso Segovia – Medina del Campo. El tramo tiene una longitud aproximada de 23,5 km, y discurre entre las antiguas estaciones de Yanguas de Eresma y Nava de la Asunción (Segovia).

Puente metalico de tren

Puente metalico de tren

La obra está financiada y dirigida por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dentro del Programa de Caminos Naturales, con una inversión prevista  de 646.001 euros.

Esta actuación supone la continuación de la primera fase, actualmente en ejecución, entre el puente metálico sobre el arroyo Tejadilla (Segovia) y la estación de Yanguas de Eresma, de las obras de recuperación de parte del antiguo trazado del ferrocarril que unía Segovia y Medina del Campo.

Esta segunda fase discurrirá por los municipios de Yanguas de Eresma, Armuña, Ortigosa del Pestaño, Santa María la Real de Nieva, Nieva y Nava de la Asunción. Además, se acondicionará el tramo de la antigua estación de Hontanares de Eresma (1,5 km), no incluido en las obras de la primera fase.

Las principales actuaciones a realizar serán el acondicionamiento de las infraestructuras existentes, destacando la rehabilitación del viaducto sobre el río Eresma de 75 m de longitud total, para reparar el tablero metálico y permitir el paso de caminantes.

También se llevará a cabo el acondicionamiento de la explanación, plataforma y firmes, drenajes, protecciones e intersecciones, señalización y creación de áreas de descanso.

Este proyecto ofrece al usuario nuevas posibilidades de ocio y una forma de turismo alternativa y respetuosa con el entorno, educación ambiental e interpretación de la naturaleza, y promociona una herramienta para el ejercicio de actividades educativas y culturales que ayudan a una mayor integración y mejor conocimiento del entorno.

La obra cumple con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y se une a los más de ocho mil seiscientos kilómetros de Caminos Naturales construidos desde el año 1993. Con ello se contribuye a diversificar la actividad económica de la zona, potenciando la oferta turística y a conservar los espacios naturales a través de la educación ambiental, preservando los recursos de la zona de influencia del Camino Natural.

Paralelamente se favorece la conservación del patrimonio cultural y tradicional, dotando de nuevas funcionalidades a infraestructuras abandonadas, permitiendo así el cuidado y transmisión del legado cultural de la zona.