El Cachucho, también conocido como el Banco Le Danois, es el primer área marina protegida del territorio español (2011)

Oviedo – 12 MAY 2016 – GdA

Se trata de una montaña submarina a 65 km de la costa de Ribadesella, incluida en las aguas de la Zona Económica Exclusiva de España. Según la clasificación del Convenio OSPAR, se localiza dentro de la Región IV (bahía de Vizcaya, Golfo de Gascuña y costa ibérica).

Su origen está relacionado con procesos compresivos que dieron lugar a cabalgamientos imbricados que produjeron el levantamiento del Banco Le Danois, que actuaron durante el Paleógeno (Terciario Inferior). Se encuentra en el Mar Cantábrico (norte de España), en la longitud 5º W y tiene una disposición alargada E-O, con profundidades en su meseta que oscilan entre los 450 los 600 m. El Cachucho presenta un alto interés desde el punto de vista geológico, ya que es el único exponente de su tipo en la larga historia geológica del Cantábrico y está relacionado con la apertura del Golfo de Vizcaya y la generación de la Cordillera Cantábrica.

Planimetría de El Cachucho

Planimetría de El Cachucho / Sync

Su posición morfológica, fuera de la plataforma continental, produce su interacción con las corrientes generadas de la zona, habiéndose identificado cuerpos sedimentarios adosados al mismo (contouritas) cuyo estudio podría dar luz a las condiciones oceanográficas pasadas y presentes.

El complejo origen geomorfológico, la configuración de sus fondos y los amplios rangos batimétricos que caracterizan al Banco añaden una alta producción biológica y generan una gran variedad de biotopos y tipos de hábitats. En consecuencia, este espacio presenta unos elevados índices de diversidad. Al mismo tiempo, la menor presión pesquera, con respecto a la Plataforma del mar Cantábrico, influye positivamente sobre los niveles de biomasa y riqueza de especies existente. En este sentido, cabe mencionar la presencia de adultos de cabra de altura (Helicolenus dactylopterus) y brotola de fango (Phycis blennoides) prácticamente inexistentes en la plataforma del Mar Cantábrico. A su vez, se puede considerar esta zona como un área de puesta y reclutamiento de algunas especies de interés comercial cuya presencia se ha constatado.

Además la zona contiene hábitats de estructura biogénica extremadamente vulnerables a las actividades pesqueras, como arrecifes de Lophelia pertusa y agregaciones de esponjas (Geodia sp, Pheronema carpenteri, etc.) y gorgonias (Callogorgia verticillata) de profundidad. Por otro lado, las comunidades de peces que caracterizan al Banco presentan bajas tasas de natalidad y crecimiento lento, y son así mismo muy vulnerables a la explotación pesquera.

En consonancia con lo anterior, El Cachucho presenta una gran biodiversidad de invertebrados filtradores epibentónicos y sobre todo de suprabentos. De las especies clasificadas ya se han descrito varias nuevas para la Ciencia, entre ellas Liropus cachuchoensis y el molusco Laevipilina cachuchensis, cuyo número se incrementará previsiblemente con el avance de los estudios.

La existencia de estas especies vulnerables asociadas a su especial hábitat unido al elevado potencial de la zona para recuperar su estado natural después de sufrir alteraciones, bajo una gestión adecuada, hacen del Cachucho un espacio a proteger, y a estudiar con mayor detalle.

En definitiva, teniendo en cuenta las singularidades geológicas, los especiales mecanismos de producción, la influencia de la plataforma continental, sus elevados valores de riqueza específica y biodiversidad, etc., es probable que El Cachucho sea un ecosistema único en el entorno de la amplia zona IV de OSPAR.