Algunos la llaman “la imperial” de la flora española; es la “astragalus ginez-lopezii”, una rara planta de la que sólo existen dos poblaciones en el mundo, y las dos están en la provincia de Badajoz. Su estado de conservación, como el de la emblemática águila, es muy delicado, y la posibilidad de verla, remota

Badajoz – 29 ABR 2016 – EFE

Y durante estos días, esta planta endémica, una de las más amenazadas de España y calatogada en Extremadura como “en peligro crítico de extinción”, se encuentra en pleno proceso de floración, un espectáculo natural que permite, pero durante muy pocos días, contemplar unas pequeñas y peculiares flores amarillas.

Los ejemplares de esta planta, según los datos que constan en el “Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España”, rondan los 1.000 ejemplares distribuidos en dos poblaciones próximas, ambas en Badajoz, una población que se mantiene estable estable desde hace varios años.

Ejemplar de astragalus ginez-lopezii

Ejemplar de astragalus ginez-lopezii / Cortesía de Ángel Sánchez (www.miradanatural.es)

Una de esas poblaciones se encuentra en Sierra Calera, y algunos de sus ejemplares están en el interior de un olivar, por lo que se ven afectados periódicamente por las labores agrícolas que se realizan.

La otra población de esta leguminosa está en Sierra de María Andrés, un espacio declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC) que pertenece a la Red Natura 2000, según la misma fuente.

Las principales amenazas de esta planta son los incendios, el posible incremento de la carga ganadera, el uso de herbicidas y la ampliación de las pistas forestales.