El Cristo ha recuperado su policromía original, por lo que sorprenderá a los que lo contemplen a partir de ahora Sevilla – 19 ENE 2015 – Manuel Jesús Rodríguez Rechi (sevilla.abc.es)

El Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta ha regresado a San Julián tras ocho meses de restauración. El crucificado de Castillo Lastrucci ha recuperado su tonalidad original de la policromía, ya que Pedro Manzano ha limpiado toda la pátina de suciedad que tenía la encarnadura.

Sin duda, la eliminación de la suciedad ha hecho que el Cristo haya perdido la negrura que le caracterizaba en los últimos tiempos, por lo que resultará sorprendente a quienes lo contemplen a partir de ahora.

El Señor presentaba, además, varias fisuras por el cuerpo y alguna fractura como la del dedo meñique de la mano derecha, que han sido subsanadas. Por otro lado, no tenía ningún tipo de ataque de microorganismos ni de xilófagos. Asimismo, tanto en la mano izquierda como en la herida del costado derecho, donde había , se ha repuesto. Por último, el Cristo presentaba acumulación de cera en las piernas, que también ha sido eliminada.

Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta de Sevilla una vez restaurado / Foto de Manuel Jesús Rodríguez Rechi

Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta de Sevilla una vez restaurado / Foto de Manuel Jesús Rodríguez Rechi

Con la intervención del Cristo, se culmina la segunda de las restauraciones previstas dentro del actual mandato de José Antonio Romero, tras la restauración que se le realizó a la dolorosa el pasado año.

Si el Cristo fue despedido entre lágrimas, ocurrió lo mismo a su regreso. Al alba, llegaba el Cristo desde Triana a San Julián. Dos hermanas ya esperaban en la puerta entorno a las siete de la mañana, hora en que entraba en la parroquia.

Sobre las nueve de la mañana, un nutrido grupo de hermanos accedió a San Julián para ser los primeros en presenciar el resultado de la restauración.

Ha sido mucho tiempo sin él, la mirada de los devotos lo decían todo, incluso al escaparse esas lágrimas reflejada en el rostro, comentaban estar nerviosos al comprobar el magnífico estado en el que ha quedado.

Durante estos meses, la hermandad de la Hiniesta ha ido contando los meses que han estado sin el Cristo de la Buena Muerte, otros incluso han marcado los días, lo hacían ver en twitter, cada día subían una foto del Señor marcando la cuenta atrás. Para otros ha sido el mejor regalo de Reyes. Durante esta semana compartían los regalos recibidos por sus Majestades, dejando como último, el regreso del Cristo de la Buena Muerte.

El restaurador Pedro Manzano, hace saber todo el proceso de restauración del crucificado de San Julián en www.pedromanzano.es.