Casi 43.000 firmas respaldan la petición de la Asociación de Naturalistas Palentinos para que la Junta de Castilla y León prohíba la caza de ánsares en los entornos de los humedales de La Nava y Boada, en la provincia de Palencia, unos espacios protegidos en los que invernan miles de gansos y otras aves acuáticas

Palencia – 8 MAY 2015 – INT

Una petición que ya ha sido firmada por 42.750 personas y que se ha entregado también a la Junta de Castilla y León, que ha autorizado la caza de estas aves acuáticas en los humedales palentinos de La Nava y Boada desde el pasado 28 de diciembre.

El responsable de la Asociación de Naturalistas Palentinos, Fernando Jubete, ha comentado que los hechos se han denunciado ante el Seprona de la Guardia Civil por incumplir varios artículos de la Ley de Caza de Castilla y León y la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Caza de patos

Según Jubete, se ha autorizado una modalidad de caza que se realiza desde unos puestos fijos, situados a escasos metros de las lagunas, “una actividad incompatible con el turismo de naturaleza y que supone un claro atentado para la conservación de estos humedales”.

De hecho, la caza de ánsares se puede realizar en las miles de hectáreas que rodean los humedales, y la modalidad propuesta, que Jubete califica de “absurda e irracional”, solo conseguirá que los ánsares abandonen las lagunas.

Fernando Jubete ha adelantado que, si en la próxima temporada de caza de gansos, en los meses de diciembre y enero, se repiten estas cacerías, lo denunciarán ante la Fiscalía de Medio Ambiente de la Audiencia Nacional, tal y como ya han trasladado a la delegación territorial de la Junta de Castilla y León.

Jubete ha insistido en que las lagunas tienen una extensión muy pequeña, pero son un importante lugar de invernada para varios miles de ánsares comunes y patos, además de un referente turístico.