El primer ministro australiano ha anunciado este martes que el país reducirá la emisión de gases de efecto invernadero hasta un 28 por ciento para el año 2030, aunque ha supeditado el proyecto a la bonanza de la economía australiana

Madrid – 13 AGO 2015 – INT

Así, el primer ministro australiano ha defendido el recorte siempre que no perjudique a la economía nacional. “Tenemos que reducir las emisiones de tal forma que no peligre nuestro crecimiento (…) lo último que queremos hacer es fortalecer el medioambiente y al mismo tiempo dañar nuestra economía”, ha apuntado el ‘premier’ australiano.

El compromiso del Ejecutivo será reducir el nivel de emisiones de 2005 entre un 26 y 28 por ciento para el año 2030, un objetivo que será parte central de las negociaciones sobre un acuerdo a nivel global sobre cambio climático, en una cumbre que tendrá lugar en París en diciembre.

Gases de efecto invernadero (GEI)

Gases de efecto invernadero (GEI)

 

Actualmente, Australia, que es uno de los mayores emisores de gases a nivel mundial, tiene como objetivo reducir los gases un cinco por ciento entre el año 2000 y 2020. No obstante, los grupos ecologistas son muy críticos con el primer ministro australiano por su fuerte respaldo a la industria del carbón, así como por desestimar el pasado año un ambicioso plan de gravar las emisiones contaminantes.

“Es un objetivo derrotista y que muestra poca fe en la habilidad de los australianos para adaptarse, innovar y hacer una transición hacia una economía limpia”, ha asegurado Kelly O’Shanassy, portavoz de una ONG contra el cambio climático.

Además, al mandatario australiano le han llovido críticas por utilizar como medida el año 2005, un año históricamente alto en emisiones, en lugar del año 2000, punto de partida del otro proyecto de reducción de emisiones.

Un equipo de expertos independiente apuntó en un informe publicado el pasado mes que Australia necesita reducir sus emisiones entre un 40 y un 60 por ciento hasta 2030 para alcanzar el acuerdo internacional de limitar en dos grados centígrados el calentamiento global.