194 kilómetros separan la localidad de Cacabelos, en la comarca del Bierzo, de Santiago de Compostela, el destino más anhelado por los miles de caminantes que cada año se echan la mochila al hombro y emprenden la aventura de recorrer el Camino de Santiago hasta alcanzar la ciudad gallega.

Cacabelos constituye la etapa 23 del Camino francés y con sus poco más de 5.000 habitantes y numerosas bellezas arquitectónicas logra captar la atención de los peregrinos más diversos, y es que a su paso cruzan el puente mayor, una obra que a pesar de pertenecer a los siglos XVI y XVIII conserva en perfecto estado sus seis bóvedas de sillería.

Los yacimientos arqueológicos son otro de los grandes atractivos de la localidad leonesa, ya que las excavaciones realizadas en los  últimos años han sacado a la luz restos relacionados con la vida doméstica y las construcciones (baños, inscripciones cerámicas o vidrios) de la época Bajo Imperial, Pleno y Bajo Medieval en la Edrada. Mientras que el yacimiento de Castro Ventosa destaca por su muralla de la época Imperial Romana que fue declarado Monumento Histórico en 1931.

Foto antigua de Cacabelos

Cacabelos en una foto de época

Museo Arqueológico

El Museo Arqueológico de Cacabelos (M.A.R.C.A.), es uno de los edificios más interesantes de la arquitectura civil del municipio. Fue construido en 1892 como vivienda particular, su fachada todavía conserva las características arquitectónicas de la época y en la parte superior se puede observar una galería de madera.

El edificio, próximo a la Plaza Mayor, fue utilizado a partir de 1936 como bodega y no fue hasta 2008 cuando se tomó la decisión de adaptarlo y convertirlo en un museo arqueológico en pleno corazón del Camino de Santiago.

El Museo consta de dos secciones, ‘Arqueología’ y ‘Etnografía’; la primera está dedicada a un recorrido por la historia de Cacabelos, desde el Paleolítico hasta la Edad Moderna, mientras que la segunda, muestra fondos etnográficos que han ocupado un lugar importante en los hogares del Bierzo. La visita al museo se completa con el paso por una sala que alberga las Exposiciones Temporales y en la que actualmente se encuentra la titulada ‘Viaja con nosotros’, una muestra de juguetes de distintas épocas.

La colección permanente se formó en 1964 por iniciativa de un pionero de la arqueología en El Bierzo, Eunemio García Neira, y por otras piezas fruto de las excavaciones arqueológicas realizadas en los yacimientos de Castro Ventosa y La Edrada. Entre los artículos expuestos se encuentran hachas prehistóricas, adornos astures, útiles domésticos, armas o libros que transmiten al espectar la esencia de otra época y lo trasladan al pasado.

La calle Santa María, caracterizada por las muestras de arquitectura barroca, o las instalaciones del Cine Faba, que recogen actuaciones teatrales, musicales e incluso culturales con el objetivo de que no caiga en el abandono, son otros de los puntos en los que el viandante vuelve la vista a su paso por Cacabelos.

Además, cuenta con un albergue municipal construido en el año 2000 y que cuenta con una capacidad para 74 peregrinos. Está situado alrededor del santuario de las Angustias, en un entorno natural y arquitectónico privilegiado, aunque no es el único, y es que la villa oferta una gran variedad albergues, hostales, casas rurales e incluso hoteles.

Río Cúa a su paso por Carracedelo

Río Cúa a su paso por Carracedelo / Bierzonatura

Rica y variada gastronomía

Gastronómicamente, la localidad es conocida por diversos alimentos como la empanada, los pimientos asados, el botillo, el asado de cabrito, las cerezas, la pera conferencia, la manzana reineta, las mermeladas y las castañas en almíbar, aunque también son de especial relevancia para sus habitantes los vinos de la zona.

Los vinos de Cacabelos tienen su fiesta propia, la Feria del Vino, que se celebra cada año del 1 al 3 de mayo. Pertenecen a la Denominación de Origen del Bierzo. Están elaborados con cinco variedades de uva; Mencía y Garnacha los tintos; y Doña Blanca, Godello y Malvasía los vinos blancos.

Algunos de estos viñedos se pueden ver desde el camino natural de Cacabelos – Quilos, un paseo de 4 kilómetros en compañía del río Cúa, en el que se puede encontrar gran diversidad de vegetación y casas típicas de la zona.

El Camino de Santiago registró 237.886 peregrinos en 2014 y una de las paradas obligatorias del itinerario es la localidad de Cacabelos, que acoge cinco kilómetros del camino hasta Pieros, y donde sus visitantes podrán disfrutar de la arquitectura, la arqueología y los paisajes, pero también de sus conocidas “rondas” de vinos y tapas.