Cientos de personas se han congregado en la plaza Mayor de Ainzón, para festejar el inicio de la vendimia, en un acto de exaltación del vino en el que se han pisado las garnachas más tempranas, para brindar con el primer  mosto de la campaña.

Tradicionalmente, con esta fiesta, arranca oficialmente una vendimia que este año promete ser abundante —30 millones de kilos— y de excelente calidad. “La sanidad de la uva es muy buena y si la climatología continúa así, conseguiremos unas garnachas que expresen todos su potencial en frutados”, afirma José Ignacio Gracia, secretario de la Denominación de Origen Campo de Cariñena.

Tras la imposición de las bandas a las Reinas de las Fiestas de Ainzón, la Reina de la Vendimia —Malena Serrano— ha pronunciado unas breves palabras en las que ha invitado a los jóvenes de la comarca a continuar con el buen trabajo de generaciones anteriores: “Es nuestra obligación compartir nuestro legado, mejorarlo, modernizarlo y gritarlo a los cuatro vientos”.

La comitiva, amenizada por la Banda Municipal, se ha dirigido entonces a la iglesia parroquial a bendecir las uvas que en el acto central de la fiesta se iban a pisar, para extraer el primer mosto y brindar con él por otro año de récord para el Campo de Borja, como fue el pasado 2016, en el que se recogieron 35 millones de kilos de uva y se comercializaron 20,6 millones de botellas. “Todo apunta a que en 2017 vamos a superar esa cifra”, ha previsto el presidente de la DOP, Eduardo Ibáñez.

La fiesta es el arranque simbólico de la vendimia, pues este año fue la más temprana de la historia, comenzando el 8 de agosto, y ya se ha recolectado el 20% de la uva. “Ahora la vendimia se ha estabilizado y llevamos el ritmo normal de cualquier campaña por lo que terminaremos, si no hay incidencias, a primeros de noviembre, los últimos de España”.

Niñas de los 18 municipios que integran la DOP han subido al escenario central las uvas de sus pueblos para proceder al pisado. Aunque durante gran parte de la mañana el cielo amenazaba lluvia y corría un cierzo fresco del Moncayo, en el momento en que las hermanas Icíar y Mónica Serrano se disponían a pisar las primeras uvas, ha salido el sol.

Con el primer mosto en la mano, la conductora del acto, la periodista Miriam Sánchez, ha invitado a brindar a las autoridades que han acompañado a los vecinos del Campo de Borja durante esta emotiva jornada.

Tras el brindis, el presidente del Consejo Regulador, Eduardo Ibáñez, ha recordado los éxitos cosechados durante la pasada campaña y ha anunciado los próximos, destacando la importancia del proyecto “Los Terroir de Garnacha de la DO Campo de Borja”, en el que la denominación está totalmente implicada. “Pocos productos están tan estrechamente ligados con el territorio como el vino” ha dicho el presidente y es que “en estos tiempos de globalización y estandarización, lo único que puede diferenciarnos es la  interacción que se produce entre las vides, los paisajes y los hombres y mujeres que dedicamos nuestra vida a la vitivinicultura”.