Las instalaciones incluyen museo, tienda y sala de catas para difundir la cultura del vino desde la viña a la copa

Camponaraya – 17 FEB 2015 – Redacción

El Centro de Interpretación de la Vid y el Vino de Camponaraya (CIVI) abrió este viernes oficialmente sus puertas para convertirse en un espacio de referencia en el conocimiento y difusión de la cultura del vino en el Bierzo. “A partir de ahora estará permanentemente funcionando, abierto al público todos los días, para que sea un referente a nivel de museo y turismo en el Bierzo”, afirmó el alcalde de Camponaraya.

Un proyecto cuyo germen nació en el año 2009, con su antecesor como impulsor y con el respaldo de la Asociación para el Desarrollo de la Comarca Berciana (Asodebi) y que hoy es una realidad después de cinco años tras una inversión que supera los 700.000 euros.

Una de las máquinas antiguas expuestas en el CIVI / Foto de infobierzo.com

Una de las máquinas antiguas expuestas en el CIVI / Foto de infobierzo.com

Precisamente, a través de Asodebi se ha gestionado una subvención de la Junta cercana a los 400.000 euros y que según su presidente  su expediente está pendiente de valoración pero “sabemos que va a ser favorable” y prevén que en dos o tres meses sea abonada. “La tramitación de este expediente se ha retrasado mucho pero porque ha habido muchas modificaciones, seis o ocho, planteadas por el propio promotor”, matizó.

Esta inauguración supone la puesta de largo de la musealización, que ha llevado tiempo en la recopilación de información y documentación, así como en la restauración de las piezas que se iban a incorporar a la exposición. Así, avanzó que el próximo 7 de marzo se comenzarán a realizar las primeras actividades y que tienen previsto un encuentro con el responsable de la Universidad de León (ULE) para que se incorpore al proceso de investigación.

El CIVI está conectado a otros centros de interpretación del vino de España y cuenta también con una sala de lectura de informática, así como una sala de catas donde se van a desarrollar degustaciones y actividades que también van dirigidas a los niños, apostilló, “sin alcohol, pos supuesto”. Todo para que el visitante tenga una idea general del proceso vinícola, desde el plantón de la vid a la copa de vino.

En el centro tendrá un importante peso el Camino de Santiago, ya que su ubicación en el paraje conocido como La Cuesta de Camponaraya, es paso de peregrinos. “Todo en el centro hace referencia al Camino y queremos que los peregrinos puedan acceder al edificio y todo lo que hay dentro para que se lleven una buena imagen del Bierzo y sus vinos y también que los productos de su tienda se puedan vender a través de Internet”, añadió.

Su gestión será municipal y para este año el Ayuntamiento ya ha reservado una partida de 30.000 euros, que incluye la contratación inicial de una persona. El objetivo es ver el funcionamiento que tenga la tienda y su capacidad de venta para que en un futuro su coste para las arcas municipales sea cero y quede equilibrado.

Un recorrido por el CIVI

El punto de partida para los visitantes es el mapa vitivinícola de la DO Bierzo, donde se identifican todos los municipios en los que se elabora este vino. A continuación, el centro alberga una valiosa muestra de las máquinas que se utilizaban antiguamente en la producción del vino, como prensas, estrujadoras y filtros.

Estos aparatos han sido cedidos por la cooperativa Viñas del Bierzo de Camponaraya para la exposición. Así, también incluye un espacio dedicado a la geología del Bierzo, elemento clave para conocer los terrenos en los que se cultivan las viñas y que confiere a sus vinos un carácter diferenciado. A través de los soportes informativos, los visitantes se acercan a las distintas variedades de uva, los tipos de vino que se elaboran con cada una de ellas y sus propiedades organolépticas.

Además, en el exterior del edificio, se ha plantado un viñedo con cepas de diferentes variedades para simular la producción de vino, de forma que los visitantes puedan entrar en contacto directo con la vid y profundizar en el modo de cultivo. Todo el contenido museístico se encuentra en español y en inglés para una mayor difusión y próximamente se ampliará con nuevos soportes interactivos.

El centro también está pensado para ser un espacio donde se combinan el aprendizaje y el entretenimiento, a través de una serie de actividades relacionadas con el mundo del vino y dirigidas a todos los públicos como catas, ponencias, sesiones de cine, fotografía de viñas, cuentacuentos, presentación de bodegas y nuevos productos, entre otras iniciativas.

La primera de estas actividades tendrá lugar el 7 de marzo y consistirá en taller de memoria olfativa en el que se enseñará a los niños a diferenciar aromas y sabores en diferentes alimentos, mientras los padres realizan su primera cata y adquieren conocimientos claves para educar en la cultura del vino y cuidar adecuadamente este producto, favoreciendo de esta forma un consumo responsable.