Llega el carnaval más importantes del Valle de Liébana para convertirse en un escenario lleno de zamarrones, de campanos, de caras pintadas de negro, de máscaras, de pieles, de cornamentas y escobas

Santander (Cantabria) – 20 FEB 2017 – Redacción

En Piasca las comparsas las forman los mozos y mozas  que tocan el tambor y pandereta, haciendo ruido con tapas de cazuelas y con botellas golpeadas por navajas y tenedores.

Los “campaneros” son los que abren paso a las comparsas y generalmente, son niños de los pueblos del consejo, que llevan campanos que hacen sonar al paso de la comitiva.

Los “zamarrones” son los que se disfrazan adornados con cintas de colores, pañuelos, mascaras hechas con piel de oveja o corderos y dientes de jabalís. Llevan palos con trapos y escobas para manchar a las mozas que salgan al paso. Un mozo se disfraza de oso y da berridos, echándose en el barro y revocándose.

Zamarrón en Valle de Liébana, Cantabria

Zamarrón en Valle de Liébana, Cantabria