La realidad que viven muchas mujeres en México no es nada fácil

Madrid – 12 MAR 2015 –  Pamela Garcidueñas (expoknews.com)

De acuerdo a datos del INEGI, de las 58 millones de mujeres que viven en el país, la cuarta parte es el sustento económico de sus familias, con sueldos que en ocasiones resultan inferiores entre un 4 y 12% a los percibidos por los hombres. Además, según cifras del consejo de la ONU, más del 60% sufre de algún tipo de violencia ya sea física o psicológica.

Dentro de este desalentador panorama, hay muchas mujeres que con determinación aprovechan las oportunidades para salir adelante de su situación de desventaja, y luchan por alcanzar una mejor calidad de vida para ellas y sus familias, rompiendo con el estigma de autocompasión y resignación.

Este es el caso de las señoras que participan en el Centro de Desarrollo Comunitario de CEMEX en Mérida, Yucatán, como parte de las iniciativas que tiene CEMEX para el empoderamiento de mujeres en comunidades vulnerables, impactando hasta ahora a más de tres millones de mujeres en 500 comunidades de todo el país.

Centro de Desarrollo Comunitario de CEMEX en Mérida, Yucatán.

Centro de Desarrollo Comunitario de CEMEX en Mérida, Yucatán.

CEMEX impulsa su desarrollo por medio de talleres que les enseñan técnicas para perfeccionar sus habilidades en distintos oficios como bordado, urdido de hamacas, repostería, etc. Con el apoyo de cursos, no solo técnicos sino motivacionales y de ventas, las mujeres pueden hacer de sus productos una fuente de ingresos que les permita mejorar su calidad de vida.

Con la oportunidad que les da CEMEX de potenciar sus capacidades, mujeres como María de Jesús Cante, Leny Ruiz, Juana Bautista Chacón, Marcionilia Sosa, pasaron de ser amas de casa a ser ejemplo de la comunidad como personas trabajadoras e incluso algunas ya imparten talleres para asesorar a otras señoras con sueños de sobresalir.

Estas mujeres continúan aprendiendo y produciendo con el objetivo de poder poner posteriormente un taller en el que cada una se pueda desarrollar. “Hemos ido avanzando, nos hemos ido superando. De dedicarnos antes al hogar, ahora tenemos un ingreso. Además me siento mejor al hacer algo.” Afirmó Leny Ruiz.

Con este tipo de iniciativas que pretenden empoderar a las mujeres, se logra en ellas la recuperación de la autoestima y el aumento a la confianza. Además, les ofrece la oportunidad de tener un trabajo que las dignifique y deje en ellas un espíritu emprendedor para continuar su crecimiento.

“Nunca pensé llegar a tener tantos clientes. Ahora me siento orgullosa, me siento bien y mi familia igual lo nota, me ve más contenta y más feliz. En mi casa ya no me deprimo ya que antes me deprimía mucho pero ahora ya no.” Compartió Ana Gabriela Báez

“Quizá estas mujeres no eligieron su campo de batalla, pero sí han escogido cómo luchar. Al compartir experiencias de transformación en su casa, su familia, su educación y su comunidad, en realidad nos comparten esperanza.” Expuso Martha Herrera, directora de responsabilidad social corporativa de CEMEX.

Esta y muchas otras historias de éxito y esperanza se pueden encontrar compiladas en el libro Todas Somos Esperanza, como parte de las iniciativas que tiene la empresa para empoderar mujeres y desarrollar comunidades.