El nuevo menú es el primer paso hacia la implantación en toda la carta de una filosofía basada en la cocina de cercanía, la calidad y la sostenibilidad

Valladolid – 24 FEB 2015 – Redacción

La cadena hotelera Castilla Termal Hoteles, que gestiona el balneario de Olmedo (Valladolid) y el Hotel Termal Burgo de Osma (Soria) entre otros, presentó ‘Sabores’, un nuevo menú basado en la filosofía ‘slow food’. El concepto ‘slow food’ persigue la pervivencia de las tradiciones gastronómicas locales y el fomento del interés por la nutrición, los orígenes de los alimentos, los sabores y una política de sostenibilidad arragiada en el concepto de potenciar las materias primas autóctonas para limitar su transporte y, en consecuencia, las emisiones de efecto contaminante.

El objetivo es crear una experiencia completa que fusione el termalismo de aguas mineromedicinales con la nueva oferta gastronómica en un propósito común que desemboque en una propuesta de bienestar global. Se vincula así la cocina basada en el producto del entorno comarcal donde se asientan los distintos hoteles, todos ellos en zonas de especial significación donde lo cultural y lo gastronómico tienen tan estrecha relación.

Balneario Villa de Olmedo

Balneario Villa de Olmedo

Cada uno de los tres hoteles balneario propone un menú ‘slow food’ en los que se plasman los sabores olmedanos (Hotel Balneario Villa de Olmedo), burguenses (Hotel Termal Burgo de Osma) y solariegos (Hotel Balneario de Solares) gracias a una propuesta de excelencia culinaria basada en cocina de calidad, creativa y engarzada en el producto de la tierra. El menú ‘Sabores’ marca el primer paso hacia la implantanción en toda la carta de la cadena (los tres hoteles balnearios anteriores y el Monasterio de Valbuena) de una filosofía basada en la cocina de cercanía, la calidad y la sostenibilidad.

El menú ‘slow food’ ‘Sabores’ ensalza los productos de la tierra a través de una selecta cocina que combina tradición e innovación culinaria en un menú degustación de cinco platos. La esencia culinaria de los menús de los hoteles castellano y leoneses combinan los productos de temporada con cocina de mercado castellana y una extensa carta de vinos de la región, fundalmentalmente procedentes de las Denominaciones de Origen Calificadas de Ribera del Duero, Rueda y Vinos de Castilla y León.