El catálogo online de iniciativas, tanto nacionales como internacionales, van encaminadas a evitar el desperdicio alimentario

Madrid – 28 OCT 2015  – Redacción

El proyecto se enmarca dentro del área de buenas prácticas y acciones de sensibilización de la Estrategia ‘Más alimentos, menos desperdicio’ que está llevando a cabo el Ministerio.

En este sentido, el director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, destacaba ayer jueves el “carácter vivo” de este catálogo e instaba a todos los ciudadanos a participar en la elaboración del contenido que recoge iniciativas en las distintas fases de la cadena agroalimentaria como la producción primaria, la gestión y transformación, la distribución, el consumo y los canales cortos de comercialización.

Desperdicio alimentario

Desperdicio alimentario

El desperdicio en la cadena alimentaria

El objetivo final del catálogo es el de impulsar la mejora de la eficiencia de su actividad, reduciendo el desperdicio alimentario a lo largo de toda la cadena de suministro.

  • Fase de la producción primaria. Durante esta fase las pérdidas y el desperdicio de alimentos se pueden dividir en dos categorías: los alimentos que no se cosechan y los que se pierden o desechan entre la cosecha y la venta de origen. Sobre esta fase, el catálogo contiene ya trece iniciativas, una de ellas española. Se trata del proyecto ‘Alimento al 28020’, promovido por el Grupo Antena3, que se puso en funcionamiento para recaudar fondos a través de teléfonos móviles, con el objetivo de destinar la recaudación al tratamiento y transformación de excedentes de alimentos frescos y su distribución mediante la red de bancos de alimentos.
  • Fase de gestión–transformación. En este caso la principal causa de pérdidas de alimentos en los países desarrollados se basa en la eliminación de los productos según los criterios de calidad comercial, o bien por el deterioro de las materias primas o los envases dañados o no adaptados a las necesidades de los consumidores. El Catálogo cuenta ya con tres iniciativas españolas y seis internacionales. Entre las españolas se encuentra la promovida por el Grupo Lactalis Iberia y la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que han suscrito un Convenio para regular y potenciar la entrega gratuita de productos lácteos sin valor comercial, pero aptos para el consumo.
  • Fase de distribución. Las pérdidas en este punto se deben fundamentalmente al transporte y manipulación inadecuados, a una mala interpretación de las fechas de caducidad y consumo preferente, a una inadecuada manipulación del consumidor en los autoservicios, a los estándares comerciales y a los cambios en las preferencias del consumidor. En este apartado se exponen cuatro iniciativas nacionales y doce internacionales. Una de las iniciativas españolas es la desarrollada por AECOC, basada en el fomento de colaboración entre las empresas, las asociaciones y la Administración Pública, para evitar el desperdicio alimentario, impulsando catálogos de buenas prácticas e incrementando y mejorando el aprovechamiento y la distribución.
  • Fase de consumo. En este sentido hay que diferenciar el desperdicio en hogares y en restauración. En el caso de los hogares se basa en los malos hábitos a la hora de planificar y hacer la compra, a la gestión inadecuada de los alimentos y a la falta de comprensión de la información indicada en las etiquetas. En la restauración, sin embargo, las causas son la dificultad de planificación entre la oferta y la demanda o el hecho de trabajar con productos de vida útil corta. Sobre ambos aspectos, el Catálogo contiene ya doce iniciativas españolas y veinte internacionales. Una de las españolas es la planteada por la empresa Albal, que retó al pueblo valenciano de Albal para que fuese pionero en desperdicio cero de alimentos aprovechables, animando a sus vecinos a preparar menúes con excedente de alimentos.
  • Canales cortos de comercialización. Como última fase el catálogo contempla la de este apartado específico que se incluyó al considerar que el fomento de las relaciones directas entre productores y consumidores, acortando la cadena de distribución, contribuye a la reducción de las pérdidas y a un mejor aprovechamiento de los alimentos. De esta fase se plantean cuatro iniciativas españolas y otras cuatro internacionales. Entre las españolas se encuentra el proyecto ‘El Día del Mercado’, una cita que tiene lugar en Madrid entre consumidores y productores de la Comunidad cada primer sábado de mes, facilitando la compra de productos de proximidad y la promoción de alimentos locales.

El catálogo se ha editado únicamente en formato digital y podrá enriquecerse con las aportaciones se hagan llegar al Ministerio. Su contenido se irá ampliando, editándose periódicamente fichas que estarán disponibles en esta dirección.