Cuando hablamos de cambio climático hay dos preguntas que con frecuencia atormentan nuestra mente y que podrían ser el origen de una sorprendente tendencia a evitar las conversaciones sobre temas ambientales

León – 9 OCT 2015 – Corinna Acosta (expoknews.com)

La primera de ellas es sobre si se trata de un fenómeno irreversible, y lo cierto es que aunque las opiniones de los expertos todavía son encontradas, se trata de un proceso que puede frenarse a través de la modificación colectiva de algunos hábitos de consumo; mientras que la segunda de ellas se refiere a qué acciones podemos emprender individualmente para contribuir en esta tarea.

La buena noticia es que aún es posible evitar algunos de los peores efectos del cambio climático y existen acciones sencillas con las que cada uno de nosotros puede contribuir a lograrlo, ya que más de la mitad de las emisiones contaminantes provienen de las actividades residenciales.

El portal Fast Company compartió recientemente algunas de ellas.

Bicicleta en ciudad

1. Encuentra tu punto de apoyo

Con frecuencia cuando hablamos de cambio climático y de reducir el impacto ambiental de nuestras acciones cotidianas, pensamos en actividades que minimicen el desperdicio de recursos tangibles como el plástico e incluso el agua, pero ¿estamos realmente midiendo con esto nuestra huella de carbono? Utilizar una calculadora puede ayudarte a identificar de mejor forma aquellas áreas de oportunidad donde tus esfuerzos pueden tener mejores resultados. Por ejemplo el ahorro de energía eléctrica, que constituye una de las principales fuentes de emisiones a nivel doméstico.

2. ¿Qué hay del transporte?

La eficiencia en la movilidad es tal vez una de las principales áreas de oportunidad de muchas ciudades del mundo. Desde luego también lo es a nivel individual, y muchas personas podrían estar de acuerdo con ello. De ahí la creciente tendencia de migrar al uso de la bicicleta y la preocupación por promover el uso del los automóviles eléctricos en el mundo, cuya penetración en el mercado se ha convertido en todo un reto debido a sus elevados costos.

Sin embargo, los eléctricos no son la única alternativa para minimizar las emisiones contaminantes derivadas del transporte, utilizar los servicios públicos algunos días a la semana y compartir tu auto con algunos compañeros de trabajo es también un excelente lugar para empezar.

3. ¿Y las renovables?

AL igual que el transporte, el uso de energía a nivel doméstico es una de las principales causas del cambio climático, aunque por suerte migrar al uso de energía solar ha comenzado a resultar más económico para los consumidores.

4. La alimentación es clave

La producción y consumo de carne es una de las principales causas del cambio climático y representa alrededor del 15% de las emisiones globales.

Un informe publicado recientemente por el instituto de vigilancia mundial The World Watch Institute concluyó que cerca del 51% de los gases de efecto de invernadero provienen de la ganadería.

5. Productos locales

Priorizar el consumo de productos locales reduce las emisiones del transporte de aquellos que fueron producidos lejos de tu localidad.