El profesor José Miguel Mulet habla claro de los peligros de las dietas milagro y las falsas creencias sobre productos ecológicos o alimentos como la leche

Madrid – 10 FEB 2016 – zoomnews.es

Durante todo el año, pero muy especialmente en los meses previos al verano, se publican en webs y revistas un buen número de estudios de nutrición y dietética: alimentos prohibidos, productos beneficiosos para nuestra alimentación, dietas milagro… Del bombardeo de informaciones y desinformaciones muchas veces nos preguntamos cuáles son de fiar y cuáles no. ¿Nos saldrá una tercera oreja si compramos pollo no ecológico? ¿No llegaremos a los 50 si incluimos leche en nuestra dieta diaria? En definitiva, ¿podemos comer sin miedo?

'Comer sin miedo' del científico y divulgador José Miguel Mulet. Editorial Destino.

‘Comer sin miedo’ del científico y divulgador José Miguel Mulet. Editorial Destino.

El científico y divulgador José Miguel Mulet, doctor en bioquímica y biología molecular, ha publicado un libro para desmentir las creencias y falacias más extendidas. Comer sin miedo (Destino) no es tanto un libro de nutrición como de falsos mitos en la comida. “En alimentación ni existen dietas mágicas ni alimentos prohibidos. La gracia está en comer de todo y comer en su justa medida”, explica el autor. En los años noventa, cuando Mulet vivía en EEUU, se lanzó una campaña muy potente contra el colesterol y las grasas fabricadas para intentar reducir los altos niveles de obesidad en el país. “Si hacía una tortilla de patatas la gente me miraba mal porque tenía huevos”, recuerda. “El resultado de esa campaña fue que se disparó el consumo de azúcar; la gente estaba mal informada y sustituyó las grasas naturales por otro elemento más dañino”.

Uno de los episodios más potentes de Comer sin miedo es la desmitificación de creencias populares, como aquella que asegura que si ningún mamífero toma leche después de la lactancia y si los chinos no la suelen incluir en su dieta, por algo será. “Si los chinos no toman leche es porque muchos son intolerantes a la lactosa. Los animales no toman leche, ni tampoco bacalao al pil pil, pero no porque sea malo. Hacemos unas analogías con la naturaleza que no son básicas. Las crías cuando dan de mamar se apartan de la manada para que el macho alfa no se coma a su competencia. Si se utilizase esa leche para los adultos las crías no sobrevivirían. Esa es la única explicación”.

Las dietas milagro en las que se elimina un grupo concreto de alimentos podrían llegar a ser aceptables, según Mulet, hechas en determinado momento y bajo supervisión médica. “Pero ponen a tu cuerpo en una situación límite, exigen un esfuerzo metabólico importante y muchas de ellas tienen el efecto rebote. Las dietas muy ricas en proteínas (como la Dukan) dan problemas de ácido úrico. Las dietas que eliminan las grasas (como la dieta del bocadillo) eliminan vitaminas D y E, y eso es perjudicial para el organismo”.

Otra moda alimentaria con la que este científico se despacha a gusto es la de los alimento ecológicos. El profesor Mulet asegura que cuando compramos estos productos no sabemos qué estamos comprando. “La gente se cree que es más respetuoso con el medio ambiente, que no tienen pesticidas y que son mejores para la salud. Pues sí se utilizan pesticidas (los permitidos por el reglamento de la Unión Europea) y son más caros, pero ese sobreprecio no está justificado. Ecológico solo hace referencia a la semilla, a la forma en la que lo has cultivado. Yo puedo plantar cicuta de forma muy ecológica y sigue siendo igual de venenosa”, argumenta el autor de Comer sin miedo, que opina que lo ecológico está pensado para un sector concreto, un nicho muy cerrado.

Tras hablar con el profesor Mulet nos damos cuenta de que aquí algo falla, ¿tenemos tanta información que estamos desinformados en cuanto a nutrición y dietética? Él encuentra el problema en la ausencia de filtros. Tenemos mucha información y poco filtro. Pero no todo es negro en las teorías de José Miguel Mulet. Encontramos la cara blanca cuando le preguntamos si es posible adelgazar comiendo de todo, y su respuesta no es que el secreto está en beber mucha agua y dormir ocho horas, sino algo mucho más realista: “Hay que comer de todo, pero un poco menos. Intentar sustituír los postres lácteos por alimentos menos grasos o limitar el dulce. Pero sobre todo, hacer ejercicio”.

El científico y divulgador José Miguel Mulet

El científico y divulgador José Miguel Mulet