Los colores tienen un impacto muy elevado en lo que hacemos. El color dota de significado a los logos de las marcas y al packaging de los productos y nos hace entender qué es lo que nos están intentando vender

León – 3 FEB 2016 – puromarketing.com

Los colores sirven también para dirigir la respuesta del consumidor en las tiendas o para variar cómo se sienten con respecto a las cosas. Y los colores también tienen un impacto en cómo los internautas comparten o reciben contenidos. Diferentes estudios han señalado que los colores pueden hacer que se venda más o menos en ecommerce o que se registren más o menos clics en los anuncios móviles. Ahora un estudio ha demostrado que el color también impacta en lo que compartimos en redes sociales y, de forma específica, a lo que se comparte en Pinterest.

Un estudio firmado por Saeideh Bakhshi y Eric Gilbert y que acaba de ser publicado en la plataforma PLoS ONE acaba de establecer el impacto que el uso del color tiene en los contenidos que se suben y comparten en Pinterest. El estudio partía de un elemento clave: en un momento en el que cada vez son más las plataformas online en las que las fotografías son el elemento básico en contenido (además de Pinterest también están las cada vez más populares Tumblr o Instagram), ¿cuáles son los mecanismos que hacen que los consumidores compartan unos contenidos y no otros en las mismas?

Pinterest Logo and Pins

Para establecer la respuesta a esta pregunta, los investigadores escogieron una lista de pines al azar (crearon para ello un robot-araña que seleccionó de forma aleatoria las publicaciones en la red social) y cuando tuvieron una lista de un millón de pines (y todos los metadatos asociados) se centraron en estudiar qué había pasado con cada uno de ellos y cuáles eran las pautas comunes.

Obviamente, la primera información que encontraron – y al margen del color – fue que los pines que eran publicados por pineadores con más seguidores conseguían una mayor viralización: a más seguidores, más potencial de que esa imagen sea repineada y por tanto de que consiga llegar a más personas.

Pero el resto de conclusiones del estudio apuntan cómo escoger un color u otro puede tener un efecto en el éxito o el fracaso de una estrategia en Pinterest.

Colores para triunfar en Pinterest

En líneas generales, hay colores que funcionan mejor y colores que funcionan peor en la red social. El rojo, el morado y el rosa son los que de entrada consiguen mejores ratios de difusión, mientras que el verde, el azul y el amarillo tienen efectos contrarios. El que aparezca un color y no otro en una imagen o que uno de esos colores sea el dominante impacta directamente en el número de repines que tiene una foto. Rosa, rojo y morado consiguen más repineos que negro, amarillo, verde amarillento, verde y azul.

Pero no solo los colores tienen una respuesta diferente, también el tipo de imagen que se sube a la red social modifica la respuesta que pueden ofrecer los consumidores ante ella. A pesar del éxito de todo lo vintage, lo retro no triunfa tanto en Pinterest: el estudio señala que las fotos en blanco y negro hacen bajar las posibilidades de conseguir repineos entre los usuarios de la red social. Si se quiere, por tanto, conseguir el éxito en la plataforma, no hay que optar por lo retro sino por las fotos coloridas.

Como recuerdan los investigadores en las conclusiones del estudio, el poco éxito de las fotos en blanco y negro en Pinterest no debía ser sorprendente ya que diferentes estudios (basados en la publicidad en revistas), han indicado en los últimos años que los consumidores reciben mejor el color, porque hace que los productos parezcan más atractivos.

También los efectos que se pueden aplicar a las fotografías, y que los consumidores conocen cada vez más gracias al éxito de redes sociales como Instagram, pueden tener un impacto en cómo se recibe el mensaje y el engagement que se desarrolla al respecto. Algunos efectos sobre la imagen cambian cómo se responde ante ella. Así, las imágenes que han sido saturadas son mejor recibidas: la saturación hace que suban los repines. Frente al éxito de este efecto, se sitúa el jugar con la luz de la fotografía. Aplicar más luminosidad no tiene un efecto significativo en la respuesta de los consumidores ante la misma y no modifica de forma notable cómo se repinea.