El Cabildo de La Gomera ha anunciado la finalización de los trabajos de conservación de la Torre del Conde. Esta edificación militar del siglo XV está catalogada como Bien de Interés Cultural y la ejecución de las obras contaron con el visto bueno de la Comisión Insular de Patrimonio, garantizándose así la adecuación del proyecto a las exigencias arquitectónicas.

La actuación en la edificación responde a las deficiencias detectadas en su fachada y en los antiguos sistemas de drenaje. De no haberse ejecutado estos trabajos, los cimientos de la Torre seguirían padeciendo las filtraciones de las lluvias y, en consecuencia, degenerando este bien patrimonial.

Se han seguido dos líneas de trabajo. La primera de ellas dirigida a la creación de un sistema de drenaje superficial con una herramienta de impulsión que corrige las afecciones que padecía el perímetro de la Torre. Mientras, la segunda línea se centró en la renovación de la fachada mediante un tratamiento de anticarbonatación y la fijación de la piedra roja.