El próximo sábado día 8 de octubre se celebrara en Palencia, un concurso de Ollas Ferroviarias, en un marco inigualable como la Plaza de San Francisco

Palencia – 7 OCT 2016 – Redacción

La Olla ferroviaria se conoce como un artilugio rudimentario de metal daba de comer a los ferroviarios de La Robla, que se convertían en cocineros de lujo a pie de andén, en la estación de 1ª categoría de Mataporquera.

Fue en el tren de La Robla (Ferrocarril Bilbao-La Robla), inaugurado en 1894, donde se guisó la primera olla ferroviaria por parte de los sufridos maquinistas, fogoneros y guardafrenos de la época. En un trayecto tan largo como el Bilbao-León, el mayor de Europa de vía estrecha, con locomotoras de vapor, recorriendo una zona de España austera y en una época en la que la restauración brillaba por su ausencia, no quedaba más remedio que buscarse la vida para comer caliente, bien y de forma económica.

Olla ferroviaria

Olla ferroviaria

 

A la hora de estudiar este fenómeno hay que pararse a pensar en la envergadura de su idea, ya que con el guiso de la olla se daba de comer a toda la brigada del tren y acabó convirtiéndose en un momento esperado por los trabajadores por la exquisitez de la comida y por ser un instante de hermanamiento y reunión que todos agradecían, dada la cantidad de horas que trabajaban. Por otra parte, este invento tenía una doble función, ya que durante los duros meses de invierno el calor de la olla servía también como calefacción.

El concurso está organizado por El Centro Comercial Abierto Palencia Abierta y con la colaboración de Alimentos de Palencia, Ayuntamiento de Palencia, Diputación de Palencia, Junta de Castilla y León, Plaza de Abastos, Renfe y Bodega El Monjío

Además de esta actividad, El Centro Comercial Palencia Abierta, destina el viernes 7 de Octubre por la tarde-noche a convertir las calles de Palencia en una fiesta, con un carrusel de actividades musicales y culturales por las calles de la ciudad, con el fin de promocionar el comercio palentino.