El plomo es un elemento altamente contaminante que ocasiona la muerte de miles de aves cada año y puede poner en riesgo la salud humana. La decisión adoptada en Hawái es, según la ONG ambiental, un importante paso para alcanzar la completa sustitución del uso de plomo en el medio ambiente

Madrid – 12 SEP 2016 – Redacción

El Congreso de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) -la mayor cita internacional dedicada a la conservación, con la participación de 1.300 gobiernos y miembros de la sociedad civil-, ha aprobado esta madrugada una moción, presentada por SEO/BirdLife, para avanzar en la eliminación gradual de la munición del plomo en la caza. Se trata de un elemento altamente contaminante que causa la muerte de miles de aves cada año y puede poner en riesgo la salud humana. De hecho, en España su uso fue prohibido en tuberías de agua potable y, como munición, no está permitido en humedales de áreas protegidas, aunque es frecuente su uso ilegal en estos puntos. La moción, aceptada en la última jornada del encuentro que celebra en Hawái (EEUU), supone un importante paso en su eliminación y su sustitución por alternativas no tóxicas, en muchos casos ya existentes en el mercado.

En concreto, la moción insta a la UICN, sus miembros, y a los Gobiernos a  trabajar en la erradicación progresiva de las municiones de plomo y, más específicamente, a promover, cuando sea viable, su eliminación en actividades de caza en humedales y en áreas donde las especies carroñeras se hallen en especial riesgo. Las aves puede contaminarse por plomo al confundir los perdigones abandonados en el suelo con las piedras que emplean para triturar la comida y, en el caso de las carroñeras, la contaminación surge al consumir presas de caza que no han sido retiradas.

Cazando

Su ingesta puede causar una grave intoxicación degenerativa que ocasiona la muerte lenta y dolorosa de los animales. En seres humanos, puede llegar a generar problemas neurológicos por consumo de carne contaminada. Así lo reconoce la propia moción, que se refiere especialmente a los potenciales efectos nocivos sobre niños, embarazadas y cazadores de subsistencia.

El texto aprobado recuerda que se han identificado “pruebas sólidas de envenenamiento por plomo” en al menos 20 países, aunque reconoce que es posible que existan casos “dondequiera que se disparen municiones de esta clase”. Asimismo, indica que el plomo puede afectar “al estado poblacional” de algunas especies, como se ya se ha observado en aves silvestres, rapaces y carroñeras.

La decisión del Congreso de la UICN también alienta a los países firmantes de la Convención sobre las Especies Migratorias (PNUMA/CEM), entre ellos España, a que implementen la resolución sobre el plomo aprobada por sus miembros en Quito (Ecuador) en 2014. En ella, se recomendaba “eliminar gradualmente el uso de municiones de plomo en la caza en todos los hábitats y sustituirlas por alternativas apropiadas antes de 2017, acordándose que corresponde a cada parte determinar si, o cómo, implementará las medidas recomendadas”, explica la moción de la IUCN.

Por otro lado, al acuerdo anima a los miembros de la UICN a trabajar con todos los grupos y colectivos implicados en el uso del plomo con el objetivo de “sustituirlo por alternativas apropiadas”.

Para SEO/BirdLife, la resolución adoptada en Hawái, tras un intenso debate, supone un importante paso hacia la completa eliminación del plomo del medio ambiente. La organización ambiental urge a acelerar el proceso, particularmente en España. Dado que existen alternativas sin toxicidad, las graves consecuencias que acarrea la contaminación por plomo son evitables.  Es una cuestión de voluntad.

(*) Información adicional: Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad prohíbe la tenencia y el uso de munición que contenga plomo durante el ejercicio de la caza y el tiro deportivo, cuando estas actividades se ejerzan en zonas húmedas incluidas en la Lista del Convenio relativo a Humedales de Importancia Internacional, en las de la Red Natura 2000 y en las incluidas en espacios naturales protegidos.