Un congreso sobre Lenguas y Culturas Minoritarias que se celebrará en otoño será el punto de partida para la puesta en marcha de un observatorio permanente sobre la materia que proyecta el Ayuntamiento de Palacios del Sil

Palacios del Sil – 26 FEB 2015 – Redacción

El profesor de la Universidad de Oviedo y presidente europeo de la Asociación de Lenguas y Culturas Amenazadas, Roberto Fernández, ha presentado en el Consejo Comarcal del Bierzo las líneas generales de la cita, que tendrá carácter internacional y que estará centrado en cuestiones de tipo cultural como la medicina popular, ponencias sobre el concejo de Palacios durante la Edad Media, los papeles de género, coloquios y reuniones sobre el ‘calechu’ y el filandón, tradición oral y lenguas y culturas en peligro, además de plantear el futuro del municipio “después del carbón”.

Aportaciones de fondos bibliográficos ya comprometidas servirán también para afianzar los cimientos de una propuesta ambiciosa que parte de un municipio que en palabras del profesor es “un gran desconocido, uno de los concejos más ricos de toda la cordillera cantábrica, que además atesora una variante del astur-leonés, el patsuezu”.

Braña de la Fontellada en   Palacios del Sil / Foto de altosil.com

Braña de la Fontellada en Palacios del Sil / Foto de altosil.com

El observatorio se plantea como una iniciativa estable, que incluya un centro de documentación, con una sección filológica y otra antropológica sobre la cultura minoritaria de la zona para recoger fondos bibliográficos, investigar, difundir y enseñar. “Es un proyecto difícil de realizar pero tenemos la ventaja de contar con equipos de personas que tienen ilusión y formación y creo que es viable”, señaló el profesor y anadió que se pretende contar con una sede física pero que ese no es el principal objetivo del proyecto.

“Queremos buscar en las lenguas minoriarias lo que une desde un único punto de vista cultural“, remarcó Roberto Fernández. La intención del Ayuntamiento y de quienes se van a implicar en esta propuesta es conseguir potenciar la cultura de la zona, también como un mecanismo de dinamismo económico y desarrollo cultural. Se calcula que en todo el mundo existen en la actualidad 6.000 idiomas hablados que pueden desaparecer a finales de este siglo.