Por estas fechas, cortar, arrancar o recolectar plantas y otros recursos o materiales naturales —ramas de acebo, muérdago, tejos o musgos—es una de las costumbres más arraigadas, desde tiempos inmemoriales, para usarlos como adornos en belenes, árboles y otros tipos de composiciones navideñas.

Sin embargo, este tipo de actuaciones puede dañar de forma importante el medio natural y afectar a la biodiversidad. Por ello, la Comunidad de Madrid ha elaborado una serie de recomendaciones para hacer más sostenibles y más responsables medioambientalmente las próximas fiestas Navideñas, animando a disfrutar de estas fechas con un comportamiento respetuoso con la naturaleza y con el entorno, sin dañarlos.

Musgos y líquenes. En primer lugar se recuerda la prohibición de recolectar este tipo de plantas y recursos. Los musgos y líquenes, aunque estén secos, no están muertos, sino en un periodo de latencia. De hecho, se trata de los únicos organismos capaces de formar suelos en un lento proceso de cientos de años y sin ellos se acelera la erosión.

 

El acebo. Otro de los elementos más típicos se la navidad, el acebo, es un árbol que forma parte del sotobosque de bosques caducifolios (robledales, hayedos y pinares) y, con sus hojas de color verde brillante, duras y espinosas, cumple importantes funciones ecológicas pues ofrece alimento y refugio a la fauna como jabalíes y corzos durante los duros meses invernales. Al ser una de las pocas plantas que dan fruto en los meses invernales se convierte en una fuente de alimentación para la fauna, que al mismo tiempo asegura la dispersión de estas semillas. Este beneficio para la fauna se convirtió en un problema al popularizarse su uso como adornos navideños. De hecho fue una de las razones que impulsaron la protección del acebo y de otras especies como el tejo y actualmente está incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de la Comunidad de Madrid.

El tejo. Por su parte, este hermoso árbol que crece en barrancos y laderas umbrosas de las montañas, al igual que el acebo, fructifica durante el invierno y ofrece a multitud de pequeños animales un valioso recurso alimenticio. Además, tanto la semilla, como la corteza y las hojas son tóxicas.

El muérdago. Otro de los adornos más conocidos es el muérdago, un arbusto que parasita a otras plantas como pinos, robles, etcétera. También fructifica en invierno y sirve de alimento a muchos pájaros como los zorzales o las currucas. Las bayas son, sin embargo, tóxicas para el ser humano.

Reciclar materiales y fabricar adornos

Como alternativas a la decoración viva se pueden utilizar elementos como el serrín, corcho, barro y arena con los que se puede simular el paisaje de un belén. Otra opción son los adornos naturales secos como semillas, piñas u hojas secas El reciclaje puede ser también una gran opción para fabricar adornos navideños. Muchos de los residuos y materiales de desecho que se tiran a la basura podrían volver a utilizarse y convertirse en adornos navideños o juguetes para regalar.

En estos días se recomienda también reducir el volumen de basura evitando excesos en los envoltorios, reutilizando el papel de regalo y, en el caso de las tarjetas, procurando usar papel reciclado. Otra buena práctica puede ser aumentar la vida útil de juguetes, libros, música o ropa reutilizándolos cuanto sea posible. Los que ya sirven y están en buen estado pueden donarse a distintas ONGs que se encargan de su aprovechamiento.

Contaminación acústica

Y en las fechas, más que nunca, se anima a evitar producir un ruido excesivo para aminorar la contaminación acústica y aprender a escuchar los sonidos naturales del entorno. Por supuesto, utilizar el transporte público es la mejor forma y la más eficaz de luchar contra la contaminación. También ahorra mucha energía y emisiones apagar los aparatos eléctricos o luces cuando no se estén utilizando.

Finalmente se recuerda que la mayoría de los ayuntamientos de la región realizan al término de las fiestas la recogida de los árboles de Navidad y que en las páginas web de los Consistorios se informa de las fechas concretas de recogida y de dónde pueden entregarse.