La Diputación Provincial de Segovia y el Obispo de la Diócesis de Segovia han suscrito un convenio de colaboración para la conservación y reparación de iglesias y ermitas de la provincia, con una dotación económica de 180.000 euros, que aportarán las dos partes al 50%

Segovia – 7 MAY 2015 – Redacción

De esta forma, ambas instituciones se comprometen a realizar obras de reparación necesarias para la conservación de aquellas iglesias y ermitas de la provincia de Segovia que así lo requieran, siempre que no estén calificadas oficialmente como monumentos y, por lo tanto, sin gozar de la protección y beneficios que a tal condición reconoce la legislación vigente, constituyen, no obstante, una importante parcela del patrimonio arquitectónico provincial merecedora de ser mantenida en buen estado de conservación.

Gravedad, urgencia y necesidad

Las actuaciones de conservación y reparación se distribuirán atendiendo principalmente a la gravedad, urgencia y necesidad de la actuación conforme a los criterios a establecer por una comisión, compuesta por dos representantes de cada una de las instituciones. Dicho organismo se encargará de estudiar y seleccionar las obras a financiar y de elaborar el correspondiente listado de actuaciones, previa presentación de las oportunas solicitudes en el Obispado, las cuales irán acompañadas de los pertinentes proyectos, memorias valoradas y de la financiación de los mismos.

rehabilitacion ermita

Será la comisión quien establecerá los criterios que se valorarán para la selección de las obras a ejecutar, teniendo en cuenta aspectos como la gravedad de los daños, el estado de conservación, la función de los centros o las disponibilidades económicas. Pudiéndose financiar actuaciones ya ejecutadas que tengan cabida en el objeto del convenio, puesto que se podrán incluir las actuaciones ejecutadas entre el 1 de enero del año 2015 y la vigencia de dicho convenio, es decir, hasta el 30 de noviembre de 2016.

El Obispado será el encargado de llevar a cabo la contratación y ejecución de las obras aprobadas, así como la dirección, control y certificación de los trabajos realizados, de conformidad a los proyectos presentados y aprobados e, igualmente, será el encargado de obtener los permisos y licencias para su ejecución. La Diputación, por su parte, ingresará al Obispado las cantidades correspondientes.