Tomando como punto de partida la ciudad de Toro, se proponen cuatro rutas que discurren por zonas de alto valor natural, patrimonial, etnográfico, y gastronómico. Estas rutas permiten al visitante conocer una zona de Castilla y León que comparte con Portugal una naturaleza de belleza sorprendente dibujada por el Duero.

El agua es el hilo conductor para descubrir la provincia de Zamora, dividida por la frontera natural que marca el Duero. Sus aguas separan la Tierra del Pan de la Tierra del Vino pero a la vez unen, a través de su cauce, Toro con la capital.

Fermoselle Zamora

Fermoselle (Zamora)

Ruta por los Arribes del Duero

Esta ruta parte de Toro rumbo a Braganza con una primera parada en El Campillo. En esta pequeña localidad se puede visitar la maravillosa iglesia de San Pedro de la Nave, visigótica del siglo VII, trasladada piedra a piedra en los años 30 cuando el embalse del Esla inundó su emplazamiento primitivo. Al cruzar los embalses de Ricobayo y Villalcampo, así como el río Duero se llega a Miranda do Douro, en Portugal, donde se puede tomar el barco que recorre el cañón de los Arribes del Duero. En este recorrido podrá verse una exhibición de aves rapaces y disfrutar del vino de la Denominación de Origen Arribes de Duero o del vino de Oporto. Rumbo a Fariza, se puede disfrutar del singular paisaje desde el precioso mirador al pie de la ermita de la Virgen del Castillo. Este trayecto es un buen momento para degustar el queso de oveja. La ruta conduce hasta Fermoselle -localidad declarada Conjunto histórico-artístico que cuenta con singulares miradores, la Casa del Parque, rutas de senderismo y un excelente vino y aceite de oliva. En esta ruta, es interesante hacer una parada en Pereruela, centro alfarero zamorano.

Ruta por Sanabria

La primera parada saliendo de Toro es Tábara, donde se puede visitar el centro de los beatos dentro de su iglesia. El cenobio tabarense tuvo un enorme prestigio cultural gracias a su “scriptorium” especializado en la elaboración de códices iluminados. Esta ruta transcurre por los embalses de Agavanzal y Valparaíso, rumbo al lago de Sanabria. Es interesante la visita a las Casas del Parque de Rabanillo y la ubicada en el antiguo Monasterio de San Martín de Castañeda. La carretera conduce a la Laguna de los Peces con unas preciosas vistas. Al llegar a la playa de Custa Llago de puede tomar un catamarán eólico-solar para recorrer el lago. En Puebla de Sanabria, villa que conserva el trazado medieval, hay que visitar su castillo y el museo de gigantes y cabezudos y disfrutar de la gastronomía sanabresa. La ruta puede finalizar en el Centro del Lobo Ibérico de Robledo, para disfrutar de la observación de lobos ibéricos en condiciones de semi-libertad.

Lago de Sanabria (Zamora)

Lago de Sanabria (Zamora)

Ruta por las Lagunas de Villafáfila

Otra ruta vinculada al agua sale de Toro hacia la localidad de San Cebrián de Castro, donde se encuentran las ruinas de la fortaleza militar de Castrotorafe, construida en el siglo XII para reforzar el estratégico paso sobre el río Esla. Continuando hasta Granja de Moreruela es obligada la parada en el Monasterio de Santa María de Moreruela (siglo XII), de gran importancia artística, hoy en ruinas, que fue abadía cisterciense destinada a poner en producción las tierras repobladas de esa zona. Sin duda, uno de los lugares con más encanto de la provincia de Zamora. Cerca se encuentran las Lagunas de Villafáfila, uno de los mayores humedales de España y etapa obligada de las aves migratorias y esteparias. La Casa del Parque ofrece la información necesaria para disfrutar de las aves y de su observación, a través de numerosos miradores. La ruta finaliza en Benavente, ciudad señorial y cuna de los Condes Duques de Benavente, que cuenta con un rico patrimonio artístico aportado por las diferentes culturas que se asentaron en ella.

Reserva de las Lagunas de Villafáfila, Zamora

Reserva de las Lagunas de Villafáfila, Zamora

Ruta del Duero: Zamora y Toro

En la visita a Toro se hace necesario descubrir un casco histórico lleno de iglesias, monasterios, palacios, bodegas, restaurantes y comercios. Es recomendable acercarse a Morales de Toro para visitar el Museo del Vino. La ruta se completa con la visita a la capital de la provincia, Zamora, denominada ‘la ciudad del Románico’, al ser, con 22 templos, una de las ciudades europeas con mayor concentración de iglesias románicas. Además, la ciudad reúne edificios modernistas, importantes museos y miradores y un casco histórico de gran interés. Los paseos por el Duero y su rica gastronomía son una combinación perfecta para disfrutar de la ciudad.

Foto de portada: Arribes de Duero, entre Zamora y Salamanca

Vista nocturna de Zamora

Vista nocturna de Zamora

San Pedro de la Nave / Foto de Sara Diez (Dyct)

San Pedro de la Nave / Foto de Sara Diez (Dyct)