Han Sido declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento las iglesias de San Pedro, en Serrada, y Santa María de la Asunción, en Rueda, además de otras tres de la provincia de Valladolid situadas en Hornillos de Eresma, Rodilana y Castroponce

Valladolid – Redacción – 25 FEB 2014

La declaración como BIC de la iglesia parroquial de San Pedro, en Serrada, delimita su entorno de protección en el centro del casco urbano, junto a la Plaza Mayor, configurando un recinto urbano formado por los espacios públicos y parcelas vinculados con la iglesia. También se incluyen en la declaración el conjunto de bienes que como bienes muebles, partes integrantes, pertenencias o accesorios.

Este templo se construyó en el último tercio del siglo XVII y se finalizó en 1773. Se atribuye a Andrés Cillero, maestro de obras de Tordesillas. Más tarde, Matías Machuca llevará a cabo la decoración barroca en yeso de la Capilla Mayor. Es una iglesia barroca de una sola nave, con muros de ladrillo y tapial sobre zócalo de sillería.La torre es de tres cuerpos cuadrados de ladrillo salvo los remates de los cuerpos superiores con albardillas de piedra.

Iglesia de San Pedro, en Serrada

Iglesia de San Pedro, en Serrada

En la iglesia de Santa Maria de la Asunción, en Rueda, la declaración como BIC delimita un entorno de protección en el que se ha tenido en cuenta la ubicación del edificio en una posición central y preponderante en el conjunto histórico de Rueda, como hito en su trama urbana, que constituye un entorno visual y ambiental.

El templo está insertado en la trama urbana y adosado a una edificación residencial contigua, que conforma la manzana en que se ubica. La iglesia adquiere preponderancia convirtiéndose en hito tanto dentro de la trama como del paisaje cercano del municipio. La construcción del templo se llevó a cabo con las trazas de Manuel Serrano en el siglo XVIII, terminándose a mediados ese siglo. La iglesia posee tres naves y, en sentido longitudinal, constituyen el espacio interior cuatro tramos y un amplio crucero que se remata con la capilla mayor alojada en la cabecera y flanqueada por dos capillas. El tramo central del crucero se cubre con una cúpula semiesférica de ocho gajos sobre pechinas y termina con decoración de yesería.