¿Recordar
mis datos?
Registro ¿Contraseña olvidada?
publicidad

Dos nuevas exposiciones en el Musac dentro del Ciclo de Poesía Visual

0 Flares 0 Flares ×

El Musac se sumerge desde este sábado 21 de enero de 2017 en los complejos entresijos de la poesía experimental en España, a través de dos exposiciones: la colectiva “Constelaciones”, co-producida con el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), y la individual del poeta vallisoletano Francisco Pino

León – 23 ENE 2017 – Camino Sayago. Fotos de Eloísa Otero (Tam Tam Press)

Este sábado 21 de enero arrancan ambas exposiciones, diseñadas para el Ciclo de Poesía Visual previsto para esta primera mitad de 2017. Una propuesta que se aproxima por primera vez a la disciplina de la poesía experimental en España y que explora la relación entre la escritura, la palabra, la  literatura, con las artes visuales y plásticas. Un nexo que traslada a las vanguardias históricas de principios del siglo XX y se manifiesta en diferentes prácticas discursivas, cuya principal característica es la hibridación.

Por una parte el Musac muestra “Una realidad tan nada”, la monográfica dedicada a Francisco Pino (Valladolid, 1910-2002), que visibiliza la obra de este autor, un nombre de culto en el ámbito de la poesía española del siglo XX, y en cambio no tan reconocido en el de la plástica, por su propio procedimiento, enmarcado en el debate de las artes visuales. Y por otro, la colectiva “Constelaciones. Poesía experimental en España (1963-2016)”, que aborda la presencia y repercusión de esta disciplina en nuestro país durante el último medio siglo, desde los años sesenta hasta la actualidad, gracias a la obra de casi un centenar de autores (de los que se exhiben 170 piezas en total).

Obra de Bartolomé Ferrando

Obra de Bartolomé Ferrando / Eloísa Otero

Nuevas lógicas entre la imagen y la palabra

La obra del poeta más innovador de la generación del 36, Francisco Pino, compone la exposición  “Una realidad tan nada”, que podrá visitarse hasta el 7 de mayo. Una visión detallada y compleja sobre la práctica artística de este poeta y artista visual, en un periodo que comprende desde sus inicios, en los años treinta del siglo XX, hasta finales de la década de 1960. “Muestra a un Francisco Pino narrado de forma diferente hasta ahora”, señala Alberto Santamaría, comisario de la primera exposición sobre este poeta y artista vallisoletano que llega a un museo de arte contemporáneo.

Más de 250 piezas exhiben el modo de expresión de Pino: desde  manuscritos, libros troquelados y arte postal, a sellos de caucho, piedras pintadas, diapositivas o manchas de tinta. Medios con los que trasciende la mera actividad poética. “El objetivo del proyecto es por un lado visibilizar su obra en un contexto diferente, el de la producción artística de España y Estados Unidos, ya que su obra recorre todo el siglo XX y conoce todas las vanguardias. Por otro, visibilizar el proceso creativo del artista”, asegura Alberto Santamaría, que recuerda que muchas de las obras que no se habían visto antes, como tampoco su forma de trabajar y entender la poesía.

Estos objetivos engarzan con tres ideas presentes en la exposición y que discurren por su trabajo; el concepto de poesía, narrativo. “Para Francisco Pino toda la poesía es experimental porque relata una experiencia nueva. Trabaja con diapositivas, piedras pintadas, sellos de caucho”. El tema de lo efímero, “la obra, como la vida, es un transitar en la nada. El poeta desaparece, lo que importa es la obra”; y el tema religioso, lo transcendente. “La peculiaridad de Pino es que la experimentación para él tiene un sentido trascendente y metafísico. Es un poeta experimental en el que importa lo místico”. El vacío, la nada, lo infinito que posibilita lo finito son temas de gran transcendencia en su trabajo.

“Una realidad tan nada” debe su título a un verso de un poema suyo: “una realidad tan nada / que tampoco / puede rozar con sus dedos / el dormido”, publicado en 1990 en “Distinto y Junto”,  recopilación en tres volúmenes de su poesía completa, editada por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, con prólogo  de Antonio Piedra.

Medio siglo de poesía experimental

Comisariada por los poetas Luis Marigómez, Esperanza Ortega, José Luis Puerto y Tomás Sánchez Santiago, la exposición “Constelaciones, poesía experimental en España (1963-2016)”, que se podrá visitar hasta el 4 de junio, reúne 170 piezas de 96 artistas, entre las que se pueden encontrar desde obras originales de poesía visual y sonora, a libros-objeto, poemas-objeto, vídeo-poemas y acciones poéticas. Y muchas de ellas pertenecen a artistas de Castilla y León, hasta un total de 27, como Felipe Boso, José Miguel Ullán, Julián Alonso, Pablo del Barro o Justo Alonso, entre otros. Según Esperanza Ortega, puede que “el silencio del campo castellano haya influenciado a estos poetas”.

La exposición plantea un recorrido por los distintos discursos de  los poetas experimentales españoles en las últimas cinco décadas, cuyas propuestas supusieron una renovación del lenguaje poético y una transgresión de los límites establecidos. “No hay un descripción genealógica, sino que se muestran las figuras que se han ido formando de forma grupal”, señala Esperanza Ortega, en relación al título (cómo se forman las estrellas de una costelación). “Hay algo que unifica a todos estos autores y es el riesgo, la valentía de enfrentarse a un territorio nuevo”.

“Constelaciones, poesía experimental en España (1963-2016)”, Musac

“Constelaciones, poesía experimental en España (1963-2016)”, Musac / Eloísa Otero

Los creadores se mueven en la frontera entre géneros y artes como la pintura, la acción poética, el teatro, la música y la lírica discursiva, dando lugar a diversas formas de poética: poesía visual (concretismo, letrismo, semiótica), poesía objetual, poesía fonética, poesía sonora, poesía de acción o poesía pseudo-visual. Y es ese desbordamiento en múltiples direcciones lo que trata de subrayar la estructura de esta exposición colectiva que se apoya en  líneas temáticas que se mantienen vigentes en este siglo, como la supremacía de la letra como unidad portadora de energía verbal, la intervención del poema en los lenguajes públicos o la presencia constante de la baraja como símbolo del juego y del azar, entre otros.

El trayecto se estructura en tres apartados: “Abismos”, “Saqueos” e “Invasiones”,  que ocupan tres salas del museo. La primera, “Abismos”, es la sala más compleja, con autores iniciáticos de la poesía experimental. Aparece la materialidad de la escritura en busca de nuevos significados. “Se van a encontrar muchas veces  trazos, heterografías, alfabetos que no existen, manchas. Y en las vitrinas, a grandes autores de la poesía visual como Francisco Pino, Castillejo, Eduardo Cirlot…”.

Saqueos”, la segunda sala, alude al saqueo que realiza el poeta experimental a los objetos de la vida cotidiana con el fin de dar sentido a su obra. Entre ellos, periódicos, collages, barajas, arte postal, etc.

En “Invasiones” se muestra cómo la poesía experimental invade otros territorios. “Es una sala donde hay obras clásicas y concluye la exposición volviendo al principio, al momento iniciático, al vacío para contemplar el mundo”. La última vitrina “Ventanas del vacío”, está formada por libros troquelados y objetos con agujeros que permiten escapar y emerger. “Son vacios del espacio que metafóricamente equivalen al silencio”.

Publicar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Las Galerías Fotográficas de SoyRural.ES
Blogs amigos
Blog de David Soto Blog de Julio Miguel Soto - Pueblos y Gentes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×