La idea de Flaska surge en Eslovenia a partir de un experimento regando fresas con agua estructurada

León –  15 MAY 2015 – vidasana.org

Los resultados fueron tan impresionantes que Maks, el agricultor innovador, no paró hasta que encontró la forma de acercar a las personas la posibilidad de tener agua estructurada en cualquier momento. Flaska llega a España de la mano de dos jóvenes emprendedores deseosos de trabajar en algo que realmente representara sus valores y para poder contribuir con su trabajo al bien común

Flaska, agua estructurada

Flaska, agua estructurada

Hablamos con Klavdija Grm, directora de Flaska Spain S.L. El otro responsable de la firma comparte toda esta información y las aseveraciones de Klavdija. Alrededor del estand de Flaska en BioCultura hay una multitud. Sin duda, es uno de los productos más exitosos de la feria.

-¿Qué es Flaska?
-Flaska es una botella reutilizable de vidrio ideal para llevar agua siempre consigo. Viene con una funda protectora con atractivos y coloridos diseños que se adaptan a la personalidad de su dueño. Al reutilizarla cuidas de tu salud y del medio ambiente, además de beneficiarte en cualquier lugar de beber agua estructurada gracias a su tecnología de programación del sílice (TPS).

-¿Nos puedes explicar esa tecnología?
-Flaska d.d. ha desarrollado la tecnología TPS mediante la cual, aprovechando la característica del sílice (el vidrio contiene un 71%) que absorbe y emite bien información en forma de vibración, se programa el vidrio. El programa que se imprime en cada Flaska está compuesto de varias informaciones recogidas de la naturaleza. Con la TPS se desea conseguir que el agua que vertemos en la botella cambie su estructura vibracional y se asemeje más a la del agua de manantial.

-¿Con qué baches os habéis encontrado para dar a conocer vuestro producto?
-El principal ha sido el desconocimiento que existe en la sociedad sobre los peligros para la salud que representa el reutilizar las botellas de plástico como envase para agua. También identificamos la falta de consciencia sobre la importancia de beber agua estructurada y las tecnologías disponibles para conseguirlo. Asimismo, al ser un producto novedoso, a veces a algunas personas les cuesta entender el coste de una Flaska, ya que no ven más allá de una simple botella de vidrio con una funda muy atractiva.

-¿A quién va dirigido este producto?
-Flaska es ideal para cualquier persona con sus distintas necesidades. Personas que beben mucha agua y no quieren hacerlo en plástico, personas conscientes con el impacto que podemos tener con el medio ambiente al reutilizar el envase, personas que quieren un producto con diseño que les pueda acompañar en cualquier ocasión. Y sobre todo, a las personas que ya conocen la importancia de tener disponible siempre agua estructurada para beber.

-¿Cuál es vuestra distribución?
-La distribución se hace a través de la tienda online y puntos de venta comerciales, en la mayoría herbolarios, tiendas ecológicas y centros de terapias, aunque también trabajamos con alguna farmacia, gimnasios, terapeutas y otros agentes de venta que desean trabajar el producto. En un principio nos centrarnos en estos canales ya que es mas fácil encontrar personas que se preocupan por su salud y sensibilizadas con el respeto por el medio ambiente.
-¿Qué distingue a vuestro producto de otros similares?
-Lo que distingue a Flaska de muchas otras botellas reutilizables es sobre todo  el placer que genera beber agua en vidrio, el cual está programado para estructurar el agua. Por otro lado, la protección que lleva la convierte en un complemento que puede acompañar en cualquier ocasión. Además si la comparamos con otras tecnologías de revitalización de agua, Flaska es portátil y cómoda de llevar por lo que puedes tener agua estructurada en tan solo 5 minutos, allí donde estés.
-¿Existen experiencias similares en otros países de nuestro entorno?
-Totalmente, el fenómeno de Flaska se repite en cada país en el que se distribuye. Tras unos meses en el mercado, el boca a boca juega un factor esencial, y hace que despierte la curiosidad y la sensibilidad en las personas que oyen hablar de Flaska y prueban el efecto que hace al agua. El producto se distribuye de forma exitosa en muchos países de Europa y también en E.E.UU.
-¿A qué crees que se debe el éxito de vuestra propuesta en BioCultura?
-La feria BioCultura concentra en un mismo lugar a muchos expositores de referencia en el ámbito “bio”, de calidad, lo que atrae ya desde hace años a nuestro público más directo. Los intereses y valores de muchas personas que asisten a estas ferias van en línea con nuestro producto y lo que representa, por lo tanto, Flaska es un producto muy interesante para aquellas personas que van buscando cuidar de su salud y del medio ambiente, cuando se trata de beber agua.
-¿El sector «bio» es más dinámico y creativo que el mundo de la economía convencional?
-Los últimos estudios muestran que el sector “bio” sigue en crecimiento y no le ha afectado tanto la situación económica en la que nos encontramos. Creemos que el dinamismo de este sector se debe precisamente al despertar de conciencia de las personas en general así como considerar el efecto de nuestros actos y decisiones a la hora de preservar el medio ambiente para que las generaciones futuras gocen de buena salud y calidad de vida.

-¿Como veis el futuro a corto plazo para Flaska?
-Flaska tuvo su gran “debut” en España justo hace un año en BioCultura Madrid. Ha sido un año de mucho trabajo y retos, y, a la vez, muy satisfactorio sabiendo que estamos compartiendo un producto que ayuda contribuir a la calidad de vida de las personas ahora y en el futuro. A corto plazo vamos a seguir trabajando para abrir nuevos canales de venta para que Flaska pueda llegar más fácilmente a todas aquellas personas que tienen interés y curiosidad en ella.