La edición número 23 de BioCultura Barcelona (del 5 al 8 de mayo) llega, como cada primavera, al Palau Sant Jordi de Barcelona con nuevas energías y buenas vibraciones

Barcelona – 11 ABR 2016 – Redacción

Dos meses antes de empezar, todo el espacio de expositores ya estaba asignado. Ante un mundo en clara descomposición, BioCultura sigue siendo el oasis, el nuevo brote que simboliza credibilidad, esperanza y futuro… por una nueva sociedad.

La feria creció el año pasado en espacio para exposición con la zona de food-trucks. Pero, incluso disponiendo de varios centenares de metros cuadrados más, todo el espacio estaba asignado y contratado ya dos meses antes de empezar la feria… y con lista de espera. Está claro que BioCultura se ha ganado un hueco por derecho en el corazón de la ciudad. Porque ni es una feria cualquiera ni está organizada por una empresa cualquiera. El movimiento “bio” catalán es muchísimo más que una moda.

BioCultura

Desde su primera edición en las Drassanes, hace 23 años, ha llovido mucho y, con cada edición, ha aumentado el público y las empresas expositoras, así como el número de profesionales que han hecho de BioCultura su punto de encuentro del sector “bio” en el área mediterránea.

¿Y a qué se debe este éxito? Sin duda, se debe, entre otras cosas, a que con la primavera y con BioCultura llega al Palau Sant Jordi una forma de entender la vida que poco tiene que ver con lo que vemos cada día reflejado en los medios de información. BioCultura no solo es el gran escaparate de la alimentación “bio”, de la cosmética ecológica, de la bioconstrucción, de las terapias naturales, del textil orgánico… Es un remanso de paz, un oasis de esperanza, en un mundo asolado por una gran crisis sistémica, por los “ruidos de sables”, por la desazón personal, familiar y social… que nos azota por todas partes.

Y esto es así, precisamente, porque BioCultura tiene muchas respuestas a los grandes retos que nos asolan como sociedad, como especie y como planeta. Cada vez está más claro que, si no cambiamos el rumbo que hemos tomado, los desastres (climáticos, bélicos, alimentarios…) a los que vamos a tener que hacer frente van a colapsarnos tanto individual como colectivamente. Frente a ello, creatividad, compromiso, esperanza… Alternativas fiables, conscientes, pacíficas, seductoras y viables. Y esa otra manera de entender la vida y la eco-nomía está en BioCultura. Ven a conocerla. No pierdas el tren. Mañana puede ser demasiado tarde. Que nadie te amargue la primavera…

Flota en el ambiente un aire de desesperanza. Aumentan las pandemias como la depresión o la obesidad; los media vomitan cada día noticias de guerras, atentados y conflictos por doquier; la economía no acaba de alzar el vuelo; los políticos no se ponen de acuerdo en nada y los casos de corrupción salen hasta de debajo de las piedras… Pero, aunque no lo parezca, hay alternativas de futuro, viables, factibles, esperanzadoras… Y hay otras formes de vivir, de consumir, de informar, de educar, de comer, de sanar, de construir… Y están en BioCultura. Ven a saborear la primavera al Palau Sant Jordi y que nadie te amargue la vida.

Este año, muchas novedades. Más de 400 actividades paralelas que incluyen el Vegan Festival, programación musical permanente en el Escenario BioRitme, zona de FoodTrucks, el Festival Ecológico de la Infancia MamaTerra, ponencias, meses redondas, showcooking de la mañana al cierre, degustaciones, talleres, bioconstrucción, Planeta Moda… y un sinfín de atractivas sugerencias para un mundo más acorde con esa ética que todos, o casi  llevamos dentro.