El papel del estrecho de Gibraltar como corredor y al mismo tiempo barrera para las aves, la importancia del Mediterráneo occidental en la invernada de las aves y el estudio de estos aspectos mediante anillamiento científico fueron los principales ejes del congreso

Madrid – 19 OCT 2015 – Redacción

Entre el 9 y 12 de octubre casi 100 personas (entre anilladores científicos y gente interesada) se han reunido en Ceuta en el XIX Congreso de Anillamiento Científico bajo el lema “Migración y barreras”, evento que reúne cada dos años a científicos, investigadores, técnicos y aficionados de la ornitología con el objetivo de compartir los últimos avances en el estudio de las aves a través del anillamiento. El congreso recogió conferencias invitadas, comunicaciones orales y visitas tanto de anillamiento como culturales a la ciudad.

El encuentro ha sido organizado por el Centro de Migración de Aves de SEO/BirdLife a través del grupo de anillamiento Chagra con la colaboración del Instituto de Estudios Ceutíes, la Sociedad de Estudios Ornitológicos de Ceuta y la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Anillamiento de aves / Foto de Seo/BirdLife

Anillamiento de aves / Foto de Seo/BirdLife

Migración y barreras

El lema del Congreso “Migración y barreras” ha centrado las ponencias invitadas y las comunicaciones científicas presentadas. Se ha centrado en la migración de las aves, las barreras y los corredores que se encuentran en su camino. Tres ponencias invitadas permitieron dar a conocer en profundidad la migración, las barreras físicas y los corredores que se encuentran las aves en su camino, como puede ser el mar Mediterráneo o el desierto del Sahara, hasta barreras menos tangibles (físicas) como puede ser el cambio climático.

José Luis Tellería, de la Universidad Complutense de Madrid, Alejandro Onrrubia, de la Fundación Migres y Bruno Bruderer, del Instituto Ornitológico Suizo fueron los encargados de estas ponencias magistrales.

Conservación en un escenario de cambio climático

El Congreso ha puesto de manifiesto la utilidad del anillamiento científico de aves como herramienta imprescindible en la conservación y gestión de las aves y sus hábitats. En este sentido, han sido presentadas ponencias y comunicaciones orales que han puesto de relevancia la importancia de la determinación de las zonas de invernada y de la distribución espacial y temporal de los ambientes de mayor calidad. Es el caso del extremo occidental del Mediterráneo, una zona de invernada clave para muchas aves migratorias paleárticas, donde encuentran ambientes productivos y un entorno climático atemperado, pero a su vez es una zona crítica desde la perspectiva de la conservación de las aves migratorias de pequeño tamaño. Un aspecto de notable importancia dada las funciones ecológicas de estas aves como dispersoras de semillas o equilibradoras de la población de invertebrados.

El estado del hábitat

La calidad del hábitat durante el invierno es un aspecto clave para las aves migratorias, ya que esta calidad permitirá definir la supervivencia en la migración y el éxito en la reproducción y productividad posterior. Conocer y describir mediante el anillamiento científico la distribución de estos hábitats, así como las diferencias en su uso por sexo y edad, permite definir aquellas áreas de mayor valor para la especie, y proponer medidas y áreas prioritarias de gestión y conservación en el escenario de cambio climático.

Ciencia ciudadana

El anillamiento científico de aves constituye un ejemplo paradigmático de ciencia ciudadana, un aspecto por el que SEO/BirdLife ha venido apostando desde hace décadas. No en vano, existe una base de datos de alta calidad con más de 7 millones de anillamientos de aves tomados por investigadores y voluntarios de SEO/BirdLife durante los últimos 70 años, que están siendo utilizados constantemente por investigadores de toda Europa para analizar la tendencia de las poblaciones de aves, sus migraciones y las amenazas que se ciernen sobre ellas.