El río Bita, que es un afluente del rio Orinoco, tiene un recorrido de 500 kms y se le considerada uno de los ríos más sanos e importantes de Colombia

Madrid – 2 MAR 2015 – minambiente.gov.co

El viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, durante su visita a Puerto Carreño, en Vichada, dentro del plan el “Presidente en las Regiones” hizo entrega de los avances en el proceso de reconocimiento que será el primero en el país y del continente.

El plan piloto de reconocimiento del Río Bita está gestionado por el Instituto Humboldt, la Gobernación del Vichada, la Fundación Omacha, WWF Colombia, Corporinoquía, Parques Nacionales de Colombia, Fundación Orinoquía, Reserva Natural la Pedregoza, la Armada Nacional y la Fundación Palmarito.

Atardecer en el río Bita /Foto de pescadecolombia.blogspot.com

Atardecer en el río Bita / Foto de pescadecolombia.blogspot.com

“Lo que se busca es asociar a la comunidad, a todos los que disfrutan y viven de su cuenca para garantizar su protección. Buscamos tomar medidas antes que este recurso hídrico se vea afectado al igual que las especies que se benefician del mismo como jaguares, delfines, nutrias gigantes, tortugas y arawanas”, entre otros, manifestó el Viceministro.

El Viceministro visitó varios proyectos asociados a la protección del rio Bita, como la Fundación Orinoquía que mantiene procesos de piscicultura y cultivo de especies nativas y la Reserva Natural la Pedregoza que se dedica a la conservación de especies nativas de arboles tropicales y la preservación de la fauna silvestre.

El enfoque que se trabaja en la protección del rio Bita es preventivo, entendiendo que es mucho más fácil incorporar elementos de sostenibilidad desde el diseño de las actividades productivas y de los determinantes territoriales en una zona del país que se encuentra en crecimiento.

En abril de 2014 se firmó un acuerdo de voluntades entre autoridades y sociedad civil quienes manifestaron su intención de sumar esfuerzos y capacidades para avanzar en un esquema de gestión del rio, como una figura ambiental de protección del territorio novedosa sin antecedentes en Colombia.