Potito y Montse Cortés, con la colaboración especial de Paloma Fantova, llegan este viernes 27 de noviembre al teatro El Albéitar, a partir de las 21 horas

León – 26 NOV 2015 – Redacción

Después de pasar unos años retirado, el cantaor sevillano Antonio Vargas Cortés, “El Potito”, regresa a las tablas en buena compañía. Nació en 1976, es decir, que aún no ha cumplido 40 años. Pero ya siendo un niño empezó a cantar en las mejores fiestas apadrinado por artistas como Camarón, Paco de Lucía o Lola Flores. Con solo 14 años, cuando le conocían como “el niño de Changuito” –su padre está considerado un artista polifacético y genial– grabó su primer disco, que fue producido por Pepe de Lucíay obtuvo un notable éxito.

Desde entonces este niño prodigio ha sabido apoyarse en los mejores maestros: Tomatito, Jorge Pardo y Carles Benavent, los Ketama, Joaquín Cortés... y sus colaboraciones en los discos y espectáculos de estos y otros artistas, con los que ha actuado por todo el mundo, resultan memorables.

Antonio Vargas Cortés, “El Potito”

Antonio Vargas Cortés, “El Potito”

“Mía pa los restos” fue el disco que marcó el comienzo de su fructífera madurez –¡a los diecinueve años!–, con un flamenco sin concesiones que incluía tangos y tanguillos como “La niña del canastero” y algunos cantes por bulerías magistrales. Desde entonces ha seguido publicando discos, siete en total, como el titulado “El último cantaor”, en el que desborda los límites del flamenco que se hace hoy. Y estos momentos está preparando un nuevo trabajo con Vicente Amigo.

El altísimo nivel de su trabajo en directo y la consolidación de su propio grupo, en el que ha reunido a algunos de los mejores músicos de su generación, hacen que sea considerado como uno de los mejores cantaores españoles. Su regreso a los escenarios, tras 8 años en los que solo ha actuado en actos religiosos, hacen de este concierto en El Albéitar una ocasión especial para acercarse a escucharle.