Las emisiones de CO2 en el sector eléctrico aumentaron un 54,64% en enero, según el Observatorio de la Electricidad de WWF

Madrid – 3 MAR 2015  – INT

En este sentido, la organización ha añadido que durante el mes de enero, la producción de energía de origen renovable ha disminuido “considerablemente” en un 34,74% ya que se han generado 8.567 GWh. Además, señala que, según el balance eléctrico peninsular anual de 2014, la producción de energía de origen renovable en 2014 fue similar a la de 2013. Así, detalla que el año pasado se generaron un total de 107.209 GWh, lo que supone un 42,8% de la producción de electricidad total (incluye la gran hidráulica).

El balance muestra una cobertura de la demanda del 22,1% con energía nuclear, seguido de un 19,7% de energía eólica, el 16,8% de generación eléctrica de centrales térmicas de carbón, el 13,9% procedente de la energía hidráulica, el 9,9% generado con cogeneración y el 8,3% generado con ciclos combinados de gas natural, según ha informado la organización.

emisiones-de-CO2

 

En contraposición a los datos anuales, asegura que el balance mensual de enero de 2015 muestra una cobertura de la demanda del 22,6% cubierto con energía nuclear, un 21,7% de las centrales térmicas de carbón, el 20,4% de generación eléctrica de energía eólica, el 9,8% procedente de la energía hidráulica y el 9,4% generado con ciclos combinados de gas natural.

Por otra parte, WWF indica que el aumento de emisiones totales de CO2 coincide con el lanzamiento de la Comisión Europea de la propuesta para una ‘Unión Energética Europea’, que “perpetúa la dependencia europea del gas, el carbón y el petróleo, en lugar de priorizar el papel de las energías renovables en el mix energético”.

Por ello, subraya que aunque la estrategia de la UE tiene aspectos positivos, no contribuye lo suficiente a evitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. La organización lamenta que en la propuesta de ‘Unión Energética Europea’, las energías renovables no tengan un papel más relevante para asegurar la seguridad y la independencia energética y sigue fomentando el consumo de carbón, gas y petróleo.

Por ello, subraya que es “incoherente con la independencia energética y con avanzar hacia un mercado único europeo libre de emisiones”. Como aspectos positivos, valora los compromisos en eficiencia energética y la modernización de las redes eléctricas o smartgrids. Además, señala que una de las prioridades de la Comisión Europea es la “Unión Energética”, que busca una unidad entre los 28 estados miembros, para atraer la inversión evitando los cambios arbitrarios en las políticas domésticas.