El ecólogo estadounidense David Tilman es el ganador de la séptima edición del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación

Madrid – 17 FEB 2015 – INT

Tilman es catedrático de la Universidad de Minnesota, y el premio se le otorga por «fundamentar científicamente el valor de la biodiversidad que hace a los ecosistemas más productivos, resistentes y estables», según se explica en el acta del jurado.

El trabajo del profesor Tilman (Illinois, Estados Unidos,1949) para cuantificar la capacidad de la biodiversidad para lograr ecosistemas «más productivos y más resistentes antes invasiones» y «más estables ante fenómenos perturbadores como las sequías» es fundamental en la lucha contra las especies exóticas o invasoras y también en la búsqueda de medidas de adaptación al cambio climático.

El ecólogo estadounidense David Tilman

El ecólogo estadounidense David Tilman

Hoy en día la necesidad de conservar la biodiversidad puede parecer una obviedad o algo indiscutible. Sin embargo, a principios de la década de los 90 la situación no era la misma. «Los ecosistemas se debían conservar, sí, pero por una cuestión moral, no científica. Nuestro descubrimiento de que los ecosistemas menos biodiversos son menos estables generó un gran debate, y muchos creyeron que nuestro experimento estaba mal», recuerda ahora Tilman. Puso entonces en marcha «el primer experimento de campo sobre biodiversidad», porque entonces «simplemente no había datos para zanjar la polémica». Y la zanjó: su descubrimiento dio lugar a uno de los trabajos más citados de la ecología moderna, publicado en la revista Nature, en 1994.

«Fue una enorme sorpresa, porque hasta entonces se creía que el funcionamiento de los ecosistemas venía determinado por unas pocas especies importantes, y que las demás no eran relevantes», explica.

La misma sorpresa que mostró al conocer que era el ganador del Premio BBVA en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación: «Estoy muy sorprendido, emocionado y feliz», dijo, y su primer comentario fue para resaltar el valor de la biodiversidad: «Es increíblemente importante. Necesitamos saberlo porque vivimos en una época en que los humanos estamos haciendo que los ecosistemas sean muy simples, con muy poca biodiversidad. Nuestro trabajo muestra que esta gran pérdida tiene consecuencias muy significativas, y a largo plazo, en la calidad de los ecosistemas y en cómo funcionan, lo que significa que no nos podrán dar los servicios que queremos de ellos, como agua limpia, almacenamiento de carbono, etc».

Los biocombustibles no son la solución

El jurado resalta que «la investigación de Tilman ha contribuido a definir políticas basadas en el conocimiento científico y dirigidas al uso de la tierra y el balance del carbono a escala mundial», algo que ha tenido implicaciones en cuestiones prácticas de gran calado. Una de ellas es la producción de biocombustibles, que según demuestra Tilman solo sería ambientalmente ventajosa si se llevara a cabo fomentando la biodiversidad y con especies que no consumen los humanos.

«Los biocombustibles no son la solución para nuestro problema de emisiones de gases de efecto invernadero», afirmó el galardonado. Para empezar, «hay muy pocas formas ventajosas para el medio ambiente de hacer biocombustibles», y pasan por cultivar especies no de consumo humano con técnicas que fomenten la biodiversidad. Aún así, «estos biocombustibles podrían sustituir solo hasta el 10 por ciento de la gasolina que empleamos, así que nunca resolverían nuestro problema de emisiones. Lo realmente importante es que desarrollemos métodos de transporte mucho más eficientes».