La sede del Club Cultural y de Amigos de la Naturaleza (CCAN), en León, será durante todos los jueves del mes de mayo, a partir del día 14, el escenario de este festival de cortometrajes, que alcanza ya su séptima edición

León – 14 MAY 2015 – Tam Tam Press

La dinámica es sencilla. Uno acude al bar señalado, silencia su teléfono móvil, busca un buen asiento y espera a recibir la hoja en la que podrá votar cada uno de los diez cortometrajes que se proyectarán en esa sesión. A partir de ahí no tiene que preocuparse por nada más que disfrutar de la hora y media que durará la proyección, ritual al que ya se han sumado centenares de leoneses desde el comienzo de esta iniciativa hace unos años.

El Festival de Cortos Rodinia vuelve a la carga ofreciendo para este mes de mayo en la sede del CCAN (en la calle San Guillermo, detrás de la Catedral), tres sesiones que se inaugurarán este  jueves 14 de mayo a las 21:30 horas, y que continuarán los días 21 y 28 de mayo, en el mism local y a la misma hora. Seguidamente, a partir de junio, el festival continuará con sus proyecciones en los bares habituales de otros años, Taberna Dickens, Bar El Cardo, Plan B y Santo Martino (los organizadores dan las gracias por su apoyo y colaboración a los extintos lugares de reunión del Rodinia, como el bar Velarde, bar El Milagro y The Wall), en fechas todavía no confirmadas.

En esta 7ª Edicción  habrá ocasión de ver cortometrajes como `Namnala´, del cineasta cántabro Nacho Solana, en el que Álex Angulo encarna al responsable de un negocio de reparación de electrodomésticos en declive que se enfrenta a uno de sus últimos días de trabajo. También habrá espacio para cortos experimentales como el indio `La niña´, de Shashwati Talukdar, o comedias como `Un final feliz´, de Marco Fettolini, un trabajo protagonizado por un falso predicador y un joven con problemas amorosos, un corto sobre las relaciones de pareja llamado `The gift´ que ha sido dirigido por Julio Post, dos piezas de animación del uruguayo Mario Duomarco (`Ojo arriba!!´ y `El amor es una porquería´) y un trabajo realizado en animación Flash (`Natharms´, de Silvia Bezos).

También incluirá un corto sobre el oficio de los guionistas (`Escribir es reescribir´, de Luis Francisco Pérez) y un thriller exhibido en la pasada edición de Cannes sobre el viaje por carreteras secundarias de tres jóvenes (`Trajectoires´, de Sébastien Jovellar). Se sumarán a la lista un corto sobre la relación de pareja entre un hombre y una mujer de 35 años (`Casitas´, de Javier Marco), una pieza sobre la doble vida de una mujer (`Teatro´, de Juana Varela) y uno más sobre una infidelidad mal digerida (`Un millón de amigos´, de Mariano Sánchez).

La séptima temporada de este festival, que comienza en León a mediados de este mes de mayo, ha conseguido reunir alrededor de 1.600 cortometrajes procedentes de países como Francia, Portugal, Alemania, Suiza, España, Bélgica, Singapur, Guinea Ecuatorial, Uruguay, Chile, Perú, Bolivia, Australia o Marruecos. “Hemos conseguido más que el año pasado, ya que en aquella ocasión recibimos unos 1.300. También tenemos una treintena de Valladolid que han sido dirigidos por cineastas comoÁlvaro Martín, Pedro del Río o Jaime Alonso de Linares“, explica Antonio Macías, uno de los organizadores de este festival.

Dentro de la programación se incluirán, a lo largo del verano, sesiones especiales al aire libre en las plazas y rincones de la ciudad, como la plaza del Vizconde (Bar Plan B), Plaza de Santo Martino (Bar Santo Martino), siempre contando con la colaboración de cinealfresco.

El festival de cortos Rodinia se financia gracias a una aportación de 500 euros concedida por la Fundación Municipal de Cultura de Valladolid y al apoyo de los bares participantes, un presupuesto más que discreto para una iniciativa que consigue tener presencia en más de una docena de espacios de Valladolid, y en media docena de espacios de León, durante varios meses al año. Aunque Valladolid es la ciudad donde comenzaron estas proyecciones, la actividad se ha ido extendiendo a lugares como León, Segovia o Madrid, conviertiendo este pequeño festival en una referencia imprescindible para todos los apasionados del cortometraje.

Festival de cortos Rodinia