El Festival de Música Española cumple este mes 28 años. Se celebrará entre el 17 de este mes y el 11 de octubre y tiene a Manuel de Falla como protagonista principal

León – 14 SEP 2015 – Redacción

Del 16 de Septiembre al 11 de Octubre se celebra en León la vigésimo octava edición del Festival de Música Española. Seis conciertos y espectáculos dedicados a la música, la danza y la poesía, a cargo de solistas, conjuntos y orquestas de reconocido prestigio nacional e internacional, la exposición de una colección de fotografías vinculadas al mundo de la música a cargo del artista multidisciplinar Juan Luis García;  y una conferencia sobre la historia y el repertorio del clarinete en España a cargo del musicólogo y clarinetista Francisco José Fernández Vicedo, conforman las actividades de esta edición.

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León, junto al solista de guitarra Bertrand Piétu y el director invitado Carlos Garcés son los encargados de inaugurar los conciertos del Festival en el Auditorio Ciudad de León. El programa consta de cuatro grandes obras del repertorio español, auténticas joyas de nuestro patrimonio musical del pasado y del presente. Por un lado podremos disfrutar del “Concierto de Aranjuez” del maestro Joaquín Rodrigo, la pieza española más interpretada (y versionada) en todo el mundo, especialmente su bello e inspirado Adagio; y las “Danzas fantásticas” de Joaquín Turina, obra de gran fuerza y colorido, evocadora de melodías y ritmos representativos de nuestro folclore.

Manuel de Falla

Manuel de Falla

Por otro lado, contaremos con dos obras de dos grandes compositores actuales: “Pasión cautiva”, de la madrileña con raíces leonesas Consuelo Díez, y el estreno de la versión orquestal de “Tormenta del desierto”, la primera sinfonía -escrita originalmente para banda- del valenciano Ferrer Ferrán. Apoyándose en textos cervantinos, Consuelo Díez da forma a un tríptico en el que se rinde un emotivo homenaje a las aventuras y desventuras del amor, en un diálogo musical sublime entre las brillantes y luminosas sonoridades de la orquesta y las atmósferas densas y opacas del entramado literario. Por su parte, Ferrer Ferrán nos presenta una obra inspirada en la guerra del Golfo Pérsico de los años noventa del siglo pasado. Ferrán, uno de nuestros creadores de música para banda sinfónica de mayor prestigio internacional, combina una gran técnica y creatividad, fusionando la música de vanguardia con el puro lenguaje del romanticismo, creando así, un ambiente novedoso y repleto de color.

La guitarra vuelve a ser protagonista del segundo concierto del Festival, con la actuación del Cuarteto Terpsícore. Con quince años de andadura en el panorama nacional e internacional, presenta su último trabajo discográfico, “Feedback 7.24″, que contiene 7 piezas dedicadas y estrenadas por este cuarteto de guitarras (24 cuerdas). De esta forma, se cumple así uno de sus objetivos: la retroalimentación constante con compositores (feedback), fomentando el estreno y ampliación del repertorio para esta formación. El programa es una buena muestra de las obras estrenadas por el cuarteto en los últimos años, que reflejan el pensamiento musical actual: multiplicidad de estéticas y diversos lenguajes.

En 2015 se cumplen cien años del estreno de “El amor brujo” de Manuel de Falla, una de las obras más importantes de la historia de la música española. El Festival, con una nueva producción propia a cargo de Orquesta Ibérica Ensemble, el recitador y poeta leonés Víctor M. Díez y la Escuela de Danza de León, rinde homenaje a esta magnífica obra con un espectáculo de música, poesía y danza española que se representa en el Auditorio de León. De extraordinaria belleza rítmica y melódica, “El amor brujo” vino a revolucionar el panorama musical español, abriendo de par en par las puertas hacia la modernidad. Desde los primeros compases Falla nos introduce en un mundo sonoro mágico, con insólitas combinaciones tímbricas y motivos melódicos inspirados en las formas populares gitanas.

Música de cámara de alto nivel nos presenta el Trío San Petersburgo, formado hace más de tres décadas en el seno de la Sociedad Filarmónica de la ciudad rusa por tres reputados intérpretes de gran prestigio internacional, afincados en España e impregnados de la música de nuestro país desde hace años. Su propuesta incluye cuatro pilares fundamentales de la música española para trío de piano, violín y violoncello. Por una parte reivindica la figura del poco interpretado Antonio Torrandell, compositor mallorquín de la primera mitad del siglo XX, formado en la Schola Cantorum de París. Por otra, atiende a la creación actual, con la inclusión de una obra de Salvador Brotons. Además, el trío pone en atril dos obras cumbres del “nacionalismo” español escritas por dos de los más grandes intérpretes de la historia de nuestro país: las “Tres piezas originales en estilo español” del violinista Enrique Fernández Arbós, que recoge ritmos procedentes del folclore nacional, y el Trío del violonchelista Gaspar Cassadó, de gran intensidad y virtuosismo.

El clarinetista Francisco José Fernández Vicedo completa su conferencia sobre el clarinete en España con un recital, acompañado por la pianista Mª Eugenia Palomares. El programa hace un recorrido histórico desde mediados del siglo XIX, época en la que este instrumento inicia su desarrollo en nuestro país, hasta nuestros días, siguiendo una interesante y clara interrelación entre los compositores interpretados.

Y como colofón, vuelve al Festival el Trío Alborada, que tan buen recuerdo nos dejó de su actuación hace tres años. El trío ha alcanzado en estos últimos años una gran reputación en sus actuaciones por toda la geografía española, además de Bélgica, Austria y Alemania. En esta ocasión, presentan un programa titulado “La influencia foránea en compositores españoles o de origen español” formado por tres obras muy representativas: el Trío de Enrique Granados, con influencias del romanticismo de Chopin y de la música de salón; “L’Estremo Albor”, del italiano Bruno Dozza, compositor residente en Madrid desde 1993, que desprende la elegancia y sutileza de la música italiana; y el Trío de Maurice Ravel, que recopila desde un ritmo de zortzico en el primer movimiento, hasta la música pentatónica oriental del último.

En resumen, el Festival vuelve a apostar por la máxima calidad y variedad tanto en los intérpretes como en el repertorio elegido, reivindicando la música española de nuestros antepasados sin dejar de prestar atención a las diferentes tendencias de las composiciones actuales, cumpliendo así con el objetivo de su existencia.

 Miguel Fdez. Llamazares (Director del Festival)