La ley es simple: la alimentación forzada, que la evidencia científica demuestra causa sufrimiento innecesario y lesiones, es ilegal

Madrid – 6 MAR 2015  – Peta Uk

Más de 300.000 europeos demandan a la Comisión Europea medidas para terminar con el método del viejo oeste en la producción de foie gras.

Varios miembros del Parlamento Europeo – incluyendo a David Martin, Stefan Eck y Anja Hazekamp – se concentraron en las puertas de la Comisión de la UE junto con miembros de la Albert Schweitzer Foundation for Our Contemporaries, Compassion in World Farming, L214 y PETA UK para exigir al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, medidas urgentes y significativas relacionadas con la producción de foie gras en Bélgica, Bulgaria, Francia, Hungría y España.

La ley es simple: la alimentación forzada, que la evidencia científica demuestra causa sufrimiento innecesario y lesiones, es ilegal. La propia directiva de la Comisión prohíbe «[proveer] alimento o líquido de manera (…) que pudiera causar sufrimiento innecesario o lesiones».

El consenso científico en cuanto a la alimentación forzada es muy claro: es cruel y debería prohibirse. El propio Comité Científico sobre Salud y Bienestar Animal de la UE concluyó que la alimentación forzada es perjudicial para el bienestar de las aves, y aun, 16 años después, las aves continúan sufriendo», señala la directora de PETA, Mimi Bekhechi.

alimentación-forzada-ocas

 

Además, a la Comisión se le ha entregado evidencia de la existencia de jaulas individuales, que son ilegales en la UE, y que siguen usándose en Francia, Hungría y España, pero a la fecha, la Comisión no ha tomado medidas significativas para terminar con esto.

Peter Stevenson, asesor jefe de Compassion in World Farming, dice: «Hemos brindado a la Comisión abundante evidencia científica, detallado comunicados y denuncias formales sobre la ilegalidad de la producción de foie gras. La respuesta ha sido patética. Ya basta. Necesitamos medidas ya mismo».

«La producción de foie gras forma parte de la crueldad animal más atroz de nuestra era, y esto debe terminarse», dice Mahi Klosterhalfen, director ejecutivo y presidente de la Fundación Albert Schweitzer en Alemania.

La petición ha sido entregada, y las organizaciones destacaron que la estrategia de la UE para la protección del bienestar animal estableció la necesidad de «actuar para mejorar el cumplimiento» como uno de los objetivos de la Comisión durante el período comprendido entre 2012 y 2015.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), estableció en 2012 que la producción de foie gras «plantea serias cuestiones de bienestar animal y no es una práctica aprobada por la FAO».

Para que la UE proteja su creciente reputación en pos de mejores normas de bienestar para animales en granjas industriales, debe urgentemente abordar la cuestión de la producción de foie gras.

Notas:

La alimentación forzada claramente causa sufrimiento y lesiones. En su informe de 1998, el Comité Científico sobre Salud y Bienestar Animal de la Comisión Europea concluyó que, como resultado de la alimentación forzada, la normal estructura y función del hígado se ven «severamente alteradas y comprometidas» y que la inserción del tubo puede ocasionar la inflamación del cuello del ave, así como hematomas y hasta perforación del esófago, y destacó que la alimentación forzada, como corrientemente se practica, «es perjudicial para el bienestar de las aves».

Anexo, párrafo 14 de la Directiva del Consejo 98/58/EC del 20 de julio de 1998, acerca de la protección de animales criados para producción. Directiva del Consejo 98/58/EC acerca de la protección de animales criados para producción, del 20 de julio de 1998. Punto 7 del anexo de la Directiva establece en la sección cuyo título es «Libertad de movimientos»: «La libertad de movimientos de un animal, considerando su especie y de acuerdo a la experiencia establecida y el conocimiento científico, no debe restringirse de forma tal de causarle sufrimiento innecesario o lesiones».