Veinte frituras de pescado de la provincia de Cádiz para no dejar ni las mijitas

Cádiz – cosasdecome.es – 20 ENE 2014

El pescado frito es una de las grandes atracciones de la provincia de Cádiz. Los papelones de pescado del freidor, el pescado de roca, el pescado de estero, la morena, las huevas, los chocos, el adobo, la molla, las ortiguillas, la anguila, las acedías son tesoros que no hay que dejar de probar. Hemos seleccionado veinte frituras de pescado a lo largo de la provincia, de esas que no se pueden dejar ni las mijitas. Ahí va la lista. Como siempre, al final del artículo los lectores teneis un espacio para aportar más sitios en los que comer pescado frito de ese jugosito por dentro y crujientito por fuera.

La dorada salvaje frita (en tajaitas) de la Taberna del Puerto de Puerto Real 

Frituras de matrícula en todo lo que se refiere a pescado de roca. Suelen tener dorada de estero o salvaje, lubinas y alguna joya más de las de espinas. Te la ponen frita en tajaitas como de un deo de gorda. Como un vals de Strauss, pero en fritura.

La brótola frita del Playa Blanca de Tarifa 

La brótola, también llamada molla en La Línea, tiene aquí una versión en taquitos muy lograda en esta taberna situada en el casco antiguo de Tarifa. Tiene también cazón en adobo en taquitos y calamares. Sitio con encanto.

Las acedías fritas de La Gitana de Sanlúcar

Son otra de las grandes estrellas de la freiduría gaditana, las acedías. Tienen especial fama las de Sanlúcar y en este bar de la plaza del Cabildo bordan esta fritura. Separas los lomos de la espina con la misma facilidad con que la Bankia te quita la cartera.

La morralla frita de El Dique de Sanlúcar

La morralla son los pescados que no se suelen comercializar. Lo tradicional es que los pescadores se llevaran estas piezas para consumo propio. En este restaurante freidor de Sanlúcar, sirven estos pescados, que varían en función de lo que llegue a puerto, magníficamente fritos. El surtido suele llevar mojarras (pescado de roca de forma parecida a los sargos), brecas, rubios o incluso especies menos conocidas como el pez araña o los roncaores. En algunas ocasiones también entran herreras u otros peces de roca poco comercializados. Vienen enteros, con lo que, además está la diversión de ir buscando carnecita buena en la cabeza o disfrutar de las ventrescas, otro bocado del sibaritismo de freiduría.

Cazón en adobo Freidor Las Flores de Cádiz

El cazón en adobo es la insignia del pescado frito en la provincia. Hay múltiples versiones. Hemos seleccionado, por su personalidad, esta del freidor de Las Flores, una de las versiones históricas de este plato. Lo suyo es comerlo en el papelón de papel de estraza y a mano, nada de tenedor.

Camarones fritos Restaurante La Marisma de San Fernando 

Una obra maestra la de freiduría. Camarones de estero magistralmente fritos. Se comen enteros, nada de quitarle la cabeza. La versión de este establecimiento sigue siendo la mejor. Atención también a su pescado de roca frito, que ponen con guarnición de pan frito, una reliquia, y a los ostiones fritos.

Boquerones en adobo Bar Restaurante El Pescaíto de El Puerto

Una versión del adobo, en boquerón. Trabajo de orfebrería. Le quitan las cabezas y las espinas. Separan los lomos y los frien. Son como los paquetes esos de patatas fritas de los buenos, empiezas y no paras. Crujientitos por fuera, suaves de vinagre y jugosos por dentro. Obra maestra. En este establecimiento todas las frituras alcanzan buen nivel.

Las puntillitas fritas del restaurante El Bichero de Jerez

Son de las de verdad, no de esas que traen de China y que son como de papel de estraza cuando las masticas. Las traen de Sanlúcar y le dan un punto de fritura muy logrado, sin gota de aceite. La puntillita, bien frita, es una de las frituras que una persona no se puede perder en la vida. Como llegues ante San Pedro y le digas que nos has probado las puntillitas fritas de Sanlúcar…es que te puede mandar al purgatorio.

Las puntillitas fritas del restaurante El Bichero de Jerez - Foto de Cosasdecome

Las puntillitas fritas del restaurante El Bichero de Jerez – Foto de Cosasdecome

Las tortillitas de camarones del restaurante Puerta de la Victoria de Sanlúcar

Nunca nos pondremos de acuerdo para decir cual es la mejor versión de las tortillitas de camarones que se hace en la provincia pero lo cierto es que estas del nuevo restaurante Puerta de la Victoria de Sanlúcar se han colocado en lo más alto. Muy crujientes, rubitas y muy finas…auténtica filigrana. De todos modos se puede consultar la guía de las tortillitas de camarones de la provincia para ver más versiones de ensueño.

La temblaera frita de Casa Perico 

Otro templo del pescao frito. Uno de sus bocados más singulares es la temblaera, una especie parecida a la raya. La ponen frita y en la tapa te ponen diferentes partes porque varían las texturas. “El premio” es un trozo del hígado del animal, otro bocado que debe bendecir hasta el papa Francisco. Otro tesoro de Casa Perico es la “anchova” en adobo, otra especie singular de la ciudad y también tienen “tapaculos”, una especie parecida a la acedía pero menos valorada.

Los calamares fritos del restaurante El Duque de Medina

Una fritura especialmente conseguida y original. En El Duque frien los calamares, de los llamados “dulces” de Conil, por su gran calidad, con su tinta incluida lo que le da un toque vistoso al producto y potencia mucho su sabor. Especial atención a la parte de los bigotes del calamar, cucurruismo llevado a la máxima potencia.

La anguila frita del Bar León de San Fernando

Aunque son muy conocidos por sus tortillitas de camarones, otra versión sobresaliente de este plato, tienen dos frituras también muy logradas. Por un lado, las anguilas, especie de serpientes de mar, que parten a rodajas gorditas. Su carne es muy jugosa y tiene un sabor diferente. Otro plato a probar los ostiones fritos.

La morena en adobo del Bar Palillo de Cádiz

Son muy pocos los establecimientos donde se encuentra este plato. El bar Palillo es de los que tiene más fama. La morena es otra especie de serpiente de mar. Se le llama el “chicharrón caletero” ya que los barcos artesanales que desembarcan sus capturas en esta playa de Cádiz la suelen coger. Su carne, en su parte más gelatinosa, recuerda al tocino del cerdo. Como se frie mucho para que quede crujiente, de ahí la similitud con el lado cochino de la vida recreado en los chicharrones. También suelen tener safio (conocido en el resto del mundo como congrio) que ponen también en adobo.

La dorada de estero frita en tempura del restaurante El Faro de Cádiz

Una forma innovadora de freir el pescado de roca. Lo parten a taquitos y llega desespinado a la mesa. Para freirlo se utiliza una crema ligeramente aromatizada con ajonjoli. Queda con un fino rebozado y con la carne muy crujiente. Lo sirven también en Barra Siete, el Ventorrillo del Chato y El Faro del Puerto.

La corvina empaná de la Taberna El Loli de El Puerto

El empanao es una versión “más abrigaita” de la fritura ya que el pescado lleva un rebozado más grueso, con lo que su carne queda especialmente jugosa. En El Loli hacen una versión especialmente conseguida del empanado. Te comes kilo y medio de pescao casi sin darte cuenta. Lo ponen, además, con una salsa tártara de esas de mojar el paquete entero de picos. Lo sirven también en su taberna de Sanlúcar.

La pavía de merluza de Casa Paco Ceballos de El Puerto

La merluza rebozá de toda la vida. Uno de los grandes clásicos del arte de la fritura en la provincia. Piezas de gran tamaño, de merluza de verdad, de esa que se parte como en lascas, nada de los filetes esos guachis de los hipermercados. Luego remojan los trozos en un rebozado generoso que queda crujiente. Absténgase de ponerle mayonesa.

Los daditos de corvina fritos del restaurante Popeye de Chiclana

La corvina es un pescado que se presta a todo. Lo mismo te la encuentras guisá, que a la plancha, pero esta versión frita en taquitos es sobresaliente. Antes de freirlos los sumergen en limón y lima, pero este “adobo” tan sólo le da un toque sutil que no resta sabor al pescado. Otra obra sobresaliente de freiduría.

Las ortiguillas fritas del restaurante El Ancla de Tarifa

Tendriamos un gran debate sobre cual es el sitio donde mejor sirven las ortiguillas fritas en la provincia de Cádiz. Hemos escogido estas del bar El Ancla de Tarifa, otro sitio de frituras milimétricas. También se pueden tomar aquí huevas fritas, otra fritura de “catálogo”, dentro de las delicias fritas a disfrutar en la provincia de Cádiz.

La molla frita del Nuevo Hermanos Tomillero de La Línea

La molla es como conocen a la brótola en La Línea. En el barrio de la Atunara, un paraiso del pescado, es una de las estrellas de los bares. En este establecimiento consiguen una versión suculenta con una fritura a medio camino con el rebozado. El pescado queda muy jugoso. Buen sitio también para probar calamares fritos.

La mojarra frita del bar del Club Viento de Levante de Cádiz

Te comes el pescado junto a los barcos que lo han capturado y con estupendas vistas a la Bahía. La mojarra es un pescado de roca ya dificil de encontrar. Es parecido al sargo y su carne es exquisita. Aquí lo ponen partido en rodajas y en el plato incluyen la cabeza, para los amantes de disfrutarlo hasta el final.

Toda la información en este enlaceTexto de Pepe Monforte