El fuego ha arrasado un total de 55.685 hectáreas desde el 1 de enero hasta el 30 de noviembre de 20013, lo que representa un 74,04 por ciento menos que en 2012 y un 55,30 por ciento menos que la media del decenio

Madrid – Redacción – 19 DIC 2013

Así, 2013 se convierte en el tercer año del decenio con menor superficie arrasada después de 2008, con 49.523 hectáreas, y 2010, cuando se quemaron 54.491 hectáreas, hasta el 30 de noviembre. A estos datos habría que sumar las 340 hectáreas aproximadas que se han quemado entre el 10 y el 13 de diciembre en Orense, que ha afectado al Parque Natural de Xurés.

En total el fuego ha afectado al 0,20 por ciento de la superficie nacional en un total de 10.113 siniestros, la cifra más baja de fuegos del decenio. De estos, 7.451 fueron conatos (más de 1 hectárea) y 2.662 fuegos de más de una hectárea, de los que 16 alcanzaron la categoría de grandes incendios, con más de 500 hectáreas quemadas.

Incendio forestal en Los Ancares - Fot: La Vz de Galicia

Incendio forestal en Los Ancares – Fot: La Vz de Galicia

En cuanto a los grandes incendios, este año se han producido 16, frente a los 40 de 2012 y casi la mitad que los 30 grandes fuegos de la la media del decenio.

Por tipo de vegetación afectada, 16.660,42 hectáreas eran de superficie arbolada y 9.357 hectáreas de pastos y dehesas. El grueso de lo que ha ardido es superficie matorral y monte abierto, de las que se han quemado un total de 29.667 hectáreas.

En cuanto a la distribución geográfica de los incendios, el 52,64 por ciento de los siniestros se ha producido en la región noroeste; seguido por el 27,87 por ciento de los fuegos de las comunidades interiores; el 18,43 por ciento en el Mediterráneo y el 1,07 por ciento en Canarias.

De estos, casi el 60 por ciento (59.85 por ciento) de la superficie forestal se quemó en el noroeste; el 26,68 por ciento en las comunidades interioes y el 13,08 por ciento en el Mediterráneo. Por su parte, Canarias tuvo el 0,38 por ciento de los fuegos en superficie forestal de todo el país.

Igualmente, cerca del 60 por ciento de la superficie arbolada (58,87 por ciento) ardió en el noroeste; el 24,58 por ciento en las comunidades interiores; el 16,24 por ciento en el Mediterráneo y el 0,31 por ciento en Canarias.