El Lambrión Chupacandiles, una de las figuras que confiere su sello personal a la Semana Santa de Ponferrada, cumplió con la tradición de pregonar por las calles la proximidad de la pasión

Ponferrada – 6 ABR 2017 – Infobierzo.com

Vestido completamente de negro, con el rostro cubierto por el capirote, una soga de esparto a la cintura y una campana en la mano, el Lambrión Chupacandiles ha salido el sábado previo al Viernes de Dolores de la Basílica de La Encina para recorrer las calles ponferradinas rodeado de niños.

Bajo la piel del Lambrión se encuentra Vicente Parra, hijo y nieto de ‘lambriones’, una tradición se remontan al siglo XVII, creada por la Hermandad de Jesús Nazareno de Ponferrada, y que es uno de los actos más significativos de la Semana Santa.

Era el año 1990 cuando el actual ‘Lambrión Chupacandiles’, Vicente Parra, relevó a su padre en el papel de este solitario nazareno.

Lambrión Chupacandiles

Lambrión Chupacandiles frente al castillo templario de Ponferrada

Según la tradición, este personaje se viste completamente de negro y se cubre el rosto para recorrer las calles de la ciudad desde la Basílica de La Encina, acompasado al sonido de la campana que lo acompaña para llamar la atención de los fieles.

“Para mi el ‘Lambrión chupacandiles’ representa mucho, no es sólo un personaje sino toda una vivencia, algo que forma parte de mi familia”, explica Parra entre bambalinas mientras se enfunda la túnica y el capirote para salir a anunciar los días de pasión que se avecinan.