El Museo Diocesano de Jaca ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para restaurar entre todos a través del Crowdfunding, o mecenazgo colectivo, la talla románica de la Virgen procedente de la iglesia de Lastiesas Bajas, una de las pedanías jaquesas

Jaca – INT – 4 MAR 2014

Con la propuesta el museo busca conseguir a través de las aportaciones voluntarias y anónimas los 2.500 euros que se requieren para devolverle a la talla su imagen original.

Esta campaña de ApadrinArte del museo diocesano jaqués se enmarca en las actividades que el espacio va a poner en marcha para celebrar el cuarto aniversario de su reapertura. Se trata de la primera propuesta de esta naturaleza que realiza, buscando convertir a ciudadanos anónimos en mecenas para que contribuyan a la restauración de obras de arte que permanecen en los fondos del museo de modo que se garantice su conservación y puedan ser expuestas al público.

Imagen de la talla románica que se quiere restaurar, en la que se aprecian algunos desperfectos

Imagen de la talla románica que se quiere restaurar, en la que se aprecian algunos desperfectos

 

Desde el museo recuerdan que, actualmente, “el centro se financia únicamente con recursos económicos procedentes de los ingresos generados por la venta de entradas, lo que hace prácticamente imposible acometer acciones de restauración de los fondos de la institución”. Por ello han optado por recurrir a la colaboración de la ciudadanía, de manera anónima y voluntaria.
La pieza elegida para la campaña es la talla de la Virgen procedente de la iglesia de Lastiesas Bajas, “un símbolo del estilo románico, emblema de nuestra colección y que además constituye una homenaje a la religiosidad de las gentes de nuestras montañas”, señalan. Es una escultura datada entre los siglos XII y XIII, que responde al modelo románico de Virgen como Trono de Dios, ya que muestra a María senada sujetando en su regazo a Jesús.

En estos momentos la talla presenta añadidos de yeso, repintes posteriores, levantamientos en la capa pictórica, pérdidas de policromía original y un importante ataque de xilófagos que ha supuesto pérdidas de volumen en la base y el trono. Afecciones que hacen necesaria una intervención en la pieza para su exposición al público.

Desde el museo explican las tareas que se deben acometer para devolverle a la pieza su brío original. Lo primero es realizar un trabajo previo de documentación gráfica y fotográfica del estado de conservación y tomar muestras representativas del material de la talla para la realización de análisis químicos. Con esos resultados, se procederá a realizar una limpieza mecánica y química de la talla, se consolidará el material en las zonas que lo requieran y se procederá a desinfectar y fijar la policromía.

Una vez consolidada la pieza, y según indican desde el museo, se realizará la reintegración volumétrica y la reintegración cromática y, para completar la restauración, se le dará a la talla una capa de protección final. En la memoria quedará documentado el estado previo de la pieza y las tareas realizadas para su restauración.