Las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural crecieron un 8,56 por ciento en Castilla y León en el año 2014, mientras que el número de viajeros se incrementó en un 7,38 por ciento

Valladolid – 16 FEB 2015 – Redacción

Según los datos facilitados por la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos Extrahoteleros del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de pernoctaciones pasó de 1,24 millones a 1,34, mientras que el volumen de viajeros pasó de 550.665 a 591.281 durante el pasado año.

Esas cifras permiten que Castilla y León continúe como la región líder en turismo rural, ya que concentró el 17,5 por ciento de las pernoctaciones de todo el país y el 21,15 por ciento de los viajeros. Además, la estancia media se incrementó ligeramente hasta alcanzar los 2,27 días, frente a los 2,25 de hace un año.

Turismo rural en la Montaña de León

Turismo rural en la Montaña de León

Por otra parte, se redujo ligeramente el número de alojamientos al pasar de 3.373 al cierre de 2013 a 3.363 al concluir 2014, con 29.264 plazas estimadas frente a las 29.061 del último mes de 2013. Además, Castilla y León contaba a la conclusión de 2014 con 4.709 empleados en este tipo de alojamiento, por debajo de los 4.742 con que cerró 2013. En cuanto a los precios en alojamientos de turismo rural en Castilla y León crecieron un 0,46 por ciento en el año 2014, por debajo del crecimiento de la media nacional del 2,09 por ciento.

Por provincias, el volumen de viajeros se redujo en Palencia (un 7,92 por ciento, hasta los 26.397), en Zamora (un 7,02 por ciento hasta los 42.312) y en Soria (un 0,74 por ciento hasta los 57.652), mientras que aumentó en el resto. Los mayores crecimientos se contabilizaron en Burgos (un 17,91 por ciento más, hasta los 71.756), seguida de León (un 17,78 por ciento, hasta los 87.891), Salamanca (un 16,10 por ciento hasta los 78.865), Valladolid (un 15,13 por ciento hasta los 32.530), Segovia (un 6,45 por ciento hasta los 90.989) y Ávila (un 1,60 por ciento hasta los 102.889).

En cuanto a las pernoctaciones, sólo se redujeron en Zamora (un 5,45 por ciento hasta las 103.113), mientras que los mayores aumentos porcentuales se contabilizaron en Salamanca (un 18,80 por ciento hasta las 183.530), seguida por Burgos (15,70 por ciento hasta las 155.577), León (un 14,94 por ciento hasta las 183.488), Valladolid (un 11,33 por ciento hasta las 61.942), Segovia (un 8,30 por ciento hasta las 184.801), Ávila (un 6,10 por ciento hasta las 270.142) y Palencia (un 0,05 por ciento hasta las 65.718).

Datos de diciembre

En el mes de diciembre las pernoctaciones crecieron en Castilla y León un 12 por ciento sobre el mismo mes de 2013. Con 129.965 pernoctaciones (absorbió el 21,9 por ciento de las de turistas nacionales) fue la Comunidad líder del país, donde el dato se mantuvo, con una subida del 13 por ciento, al alcanzar las 592.853 pernoctaciones.

Por lo que respecta al número de viajeros que optó por el turismo rural, la cifra también creció en la Comunidad, en concreto, un 11,8 por ciento, ya que pasó de recibir 49.718 turistas en diciembre de 2013 a 55.572 en el presente ejercicio. Al igual que en otros períodos, la mayor parte fueron viajeros nacionales (54.120). En España, el dato registró un aumento del 13,464 por ciento, al cerrarse con 238.191 viajeros, frente a los 209.929 de hace un año.

En cuanto a la estancia media en los establecimientos de turismo rural en la región, se situó en 2,34 días, apenas por encima de los 2,33 de hace un año. En la media del país, el dato bajó imperceptiblemente, de 2,50 a 2,49 días.

El potencial de turismo rural de Castilla y León también se demostró al figurar seis provincias entre las quince primeras en cuanto al número de pernoctaciones: Ávila, que ocupó el segundo lugar por detrás de Girona, con 28.303; Segovia, cuarta, con 24.122; Salamanca, novena con 20.156; Burgos, undécima, con 15.631; León, en el puesto 14ª, con 11.272; y Soria, que con 11.1911 pernoctaciones se colocó en decimoquinto lugar.

En lo que se refiere a los apartamentos turísticos, en el total de 2014 la cifra de pernoctaciones descendió en Castilla y León un 24,16 por ciento, hasta las 201.874, mientras que la cifra de turistas subió un 35 por ciento al pasar de 70.311 a 94.955. En el conjunto del país, las pernoctaciones en este tipo de alojamientos aumentaron el 2,7 por ciento a lo largo de todo el año hasta los 66,6 millones. Asimismo, la estancia media evolucionó en Castilla y León de 2,87 en 2013 a 2,80 en 2014, y de 6,99 a 6,87 en la media estatal.

Finalmente, las pernoctaciones en campings en la Comunidad crecieron un 1,17 por ciento a lo largo de 2014, al sumar 695.510, frente a las 687.506 de 2013. Si bien, el dato de viajeros cayó un 2,6 por ciento, al evolucionar de 256.676 a 249.908.