Los datos recabados por los técnicos de la Fundación Oso Pardo (FOP) en la provincia apuntan a un crecimiento anual de un 10,6% en la subpoblación occidental y de un 6,3% en la zona oriental de la provincial

León – Redacción – 7 ENE 2014

Y es que las patrullas que trabajan en los montes leoneses —cofinanciadas por la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente— han detectado a lo largo de 2013 seis osas paridas con once crías, a las que se sumarán, una vez cerrado el ejercicio, las que hayan sido localizadas por los equipos de la Junta de Castilla y León.

Osos y oseznos - Foto de dutops.net

Osos y oseznos – Foto de dutops.net

En concreto, cinco de las hembras se mueven por el Alto Sil, mientras que la sexta habita en el entorno del puerto de San Glorio, en la montaña oriental. Los avistamientos constatan una recuperación progresiva de la especie, rompiendo así «décadas de declive continuado», señala la FOP, que se apoya en que los datos del último censo definitivo —cerrado en 2012— reflejan un nuevo récord con 33 osas acompañadas de 62 oseznos, 29 de ellas —con 56 crías— establecidas en la zona occidental, y cuatro, con seis oseznos, en la montaña oriental, zona en la que la recuperación de los años 2011 y 2012 aleja la tendencia del «dramático declive de los años noventa».

En esta labor, la FOP destaca la implicación, a través de diversos convenios, de la Fundación Biodiversidad, una colaboración que permite no sólo facilitar el seguimiento de la población, sino actuar contra el furtivismo y favorecer la participación de los cazadores en la conservación del oso.

Además del seguimiento de los ejemplares, la FOP apostó fuerte por fomentar la sensibilización de la población de las zonas oseras sobre la importancia de la conservación de la especie. A través del programa de educación ambiental ‘Dejando huella’, financiado por Endesa, los técnicos de la fundación introdujeron en las aulas de Primaria y Secundaria de las comarcas de Bierzo y Laciana las claves de la protección del oso. La iniciativa se desarrolló a través de charlas didácticas para todos los cursos y de itinerarios dirigidos a alumnos de Primaria, actividades que se completaron con la elaboración de unas unidades didácticas con las que el profesorado de 33 centros escolares abordó en el aula la conservación del oso y de la biodiversidad.

En total, más de 3.200 escolares leoneses de 16 municipios participaron en el proyecto, que incluyó 195 salidas al campo, y que, según la FOP, pretende «fomentar los cambios de actitud que faciliten la concienciación, el apoyo y la participación social necesaria para la conservación del oso pardo y su hábitat, así como la revitalización medioambiental de estas comarcas con larga tradición extractiva minera».