Así lo aseguran, al menos, el grupo de científicos de la Universidad de Cantabria responsables de su investigación y desarrollo, que entre sus cualidades destacan que sabe a tradición, mejora el rendimiento físico y mental y previene enfermedades gracias a su alto contenido en Omega 3 y antioxidantes

Torrelavega (Cantabria) – 13 OCT 2015 – INT

El proyecto de elaborar este pan surgió en 2013 de la mano de un panadero de Torrelavega, que se puso en contacto con un laboratorio agroalimentario para diseñar un pan a base de harina de teff, un cereal etíope de gran calidad nutricional.

De ahí partió la propuesta de elaborar el pan más sano del mundo, para lo que se conformó un equipo multidisciplinar en el que participaron nutricionistas y miembros del departamento de Microbiología de la Universidad de Cantabria.

En estos dos años, este equipo ha creado un producto que al ingerirlo no solo mantiene el sabor y la textura tradicionales, sino que, además, apoyado en un método científico cuantificable, actúa de manera positiva en los siete aspectos de la salud en los que está demostrada la eficacia de los alimentos funcionales.

Pan artesano

Pan artesano