La Tierra, ese barco que navega al pairo y sin rumbo, el único lugar conocido del universo donde la vida es viable. El 24 de marzo muchos terrícolas apagan la luz una hora para llamar la atención. El rock, claro, también atiende a aquello que afecta a la Tierra.

El motivo de la llamada al apagón (que se pretende global) es disminuir las exigencias energéticas, tratar de exprimir un poco menos al planeta. La cosa es más simbólica que efectiva, pues el ahorro real de recursos que se logra con esta iniciativa es prácticamente despreciable, sin embargo, el gesto viene a ser un modo de llamar la atención acerca de los excesos con que los humanos tratan a su propia casa. De todos modos, hay que recordar que la Tierra, a lo largo de su larguísima historia geológica, ha pasado por episodios infinitamente más catastróficos que el actual, y siempre se recuperó. El problema de la contaminación y agotamiento de recursos, por tanto, afectará a las sociedades e individuos, a todos los seres vivos, pero para el globo terráqueo la cosa no será muy grave. Sea como sea, el rock & roll también ha tenido tiempo para reflexionar sobre el único lugar (conocido) donde hay vida, y vida consciente. Así se ve el planeta Tierra desde el planeta Rock.

El imprescindible Marvin Gaye vuelve a mostrar una imagen certera de lo peligrosamente descuidado que es la especie homo con su vivienda en su magnífico ‘Mercy, mercy, mercy me’ (1971); en esta elegante e irresistible canción describe cómo el aire se ha vuelto venenoso, cómo los mares están llenos de desperdicios, cómo desaparecen especies o cómo la casa está excesivamente llena de gente; y termina con una inquietante pregunta: “¿Cuántos abusos más podrá soportar?”. El malogrado artista contó que llegó un momento en que entendió que tenía que escribir acerca del mundo que le rodeaba, “canciones que lleguen al alma de la gente”, explicó.

Los ingleses Duran Duran imaginaron una Tierra en situación extrema en su iniciático ‘Planet Erath’ (1981), con un sonido techno de la época, un ritmo vivo, melodía pegadiza y una puesta en escena que se llamó ‘new romantic;  el texto (que habla de esos ‘nuevos románticos’) es muy pesimista: “mira alrededor, no hay señales de vida, voces, otro sonido, ¿puedes oírme?, esto es el planeta Tierra (…) ¿hay alguien ahí intentando sobrevivir?”. El vídeo de la canción tenía su encanto.

‘Mother earth’ de Santana es la parte vocal de un tema dedicado a la Madre Tierra titulado ‘Peace on Earth… Mother Earth… Third Stone from the Sun’ (1990); cada parte tiene su propio ritmo y su propio autor, pues la primera es de John Coltrane, la segunda de Carlos Santana y la tercera (con su frenético solo de guitarra) de Jimi Hendrix; la central, la cantada, es la que expresa los sentimientos del guitarrista chicano, siempre penetrado por el sentimiento ‘hippie’ y con el ‘paz y amor, hermano’ por delante. Algunos de sus versos son explícitos: “Sabes que mi madre es también tu madre, porque este planeta nos dio la vida a ti y a mí”, siendo la última frase una llamada para todo terrícola que, aunque estos días parece oportuna, es apropiada en cualquier momento y lugar: “¡Salva la Madre Tierra!”.

Algo parecido es lo que trata de transmitir UB 40 en su ‘The Earth dies screaming’, del cual hay que recordar la sentencia final: “A pesar de todo, tenemos que defender nuestra Tierra”.

El malogrado cantante y compositor de country (y mucho más) Dan Fogelberg escribió en 2003 su ‘Earth anthem’, un auténtico himno a la Tierra en el que ensalza todo lo que hay en ella, personas, animales y vegetales; su texto es simple y muy claro: “No somos más que una isla en un océano, esta es nuestra casa (…) Dios, mantenla verde. Para que se mantenga verde, yo entregaría mi vida”. Aires acústicos y melancólicos, ritmo sereno y ambientes bucólicos proporcionan ese tono conservacionista que el músico quiso transmitir.

También tienen canciones dedicadas a la Tierra muchos otros artistas, como Neil Young, ‘Mother Earth’ (entre otras), como Michael Jackson, que tiene varias, entre ellas ‘Earth song’, como The Turtles, ‘Earth Anthem’, y The Beatles, y Bob Dylan, y U2, y Rolling Stones…, no cabe duda, el planeta Rock siente su compromiso con  todo lo que atañe a la Tierra.

En fin, parece más que lógico y deseable mantener la casa limpia y en condiciones, puesto que, de lo contrario, la casa se volverá inhabitable y los perjudicados serán quienes en ella vivan. (Carlos del Riego / Tam Tam Press)

Visita el blog de Carlos del Riego

Foto de portada: Carlos Santa