La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, lamenta otro año más que la  Consejeria de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado no hayan quitado las rejas que impiden que los salmones que suben del embalse del Furacón sean extraídos del rió Nalón y utilizados en cría en cautividad para el Narcea y no se les permite apenas el desove natural

Oviedo – Redacción – 7 ENE 2014

No deja de ser sorprendente que después de realizar la inversión de la escala de la presa, después de muchos de demanda para paliar este obstáculo para los salmones y reos, nos encontremos con el Principado pone todos los años las rejas desde principios de septiembre, impidiendo a estos peces poder subir aguas arriba y frezar naturalmente como ellos intentan una y otra vez. El año pasado se habían autorizado la captura  de 20 salmones machos y 35 hembras. Este año se capturaron más de 50, el Principado, todavía no ha confirmado las cifras capturadas.

Este año, hubo salmones que por intentar librar la reja, murieron en tierra saltando, lo que la idea de la desidia del Principado con la recuperación de una especie amenazada.

Salmones en Asturias

Salmones en Asturias

No entendemos como es posible que se sacrifique todos los ejemplares de salmones de un rió, para una dudosa crianza en piscifactorías. Cuando hay datos científicos del escaso porcentaje de éxito reproductivo de actuaciones precedentes de captura de ejemplares del medio natural para su cría en cautividad y razón por la cual cada año es necesario proceder a extraer de los ríos con estos fines, pues escapa a las razones científicas que, tras varios y sucesivos fracasos, se pergeñe en hacer de una medida creada como excepcional, una gestión ordinaria que produce el efecto contrario al declarado, pues extrayendo ejemplares de los ríos, impidiendo que los mismos desoven en el medio natural. Esto sumado a las masivas muertes de los reproductores en los centros ictiogénicos antes de su utilización para la función reproductora para la que fueran capturados, muertes  motivadas en  la práctica totalidad de los casos por la deficiente gestión de dichos centros, la cual se realiza siempre de manera oscurantista, motivos estos que  están agravando y acelerando el declive constatado de la población de salmónidos en Asturias.

Hay que recordar que numerosos informes que concluyen que extraer un número elevado de ejemplares antes del desove puede dar lugar al declive de la población, habiéndose demostrado científicamente que la solución al peligro de extinción de la especie no está en las repoblaciones, por cuanto estas no obtienen éxito y acarrean deformaciones genéticas y dificultades de adaptación para el remonte de los ríos de los ejemplares criados en cautividad.

Reclamamos que el Principado abandone estas dudosas practicas en un rió recuperable para los salmones, al que no le dejan subir, después de gastarse los dineros en realizar una escala piscícola que no puede usar, porque impiden mediante la reja el proceso natural.